Redacción Médica
20 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 09:15
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Ejercer de médico es un 13% más estresante que ser enfermero

Un estudio sitúa a las profesiones sanitarias como las más estresantes entre todo el ámbito laboral

Las presiones, la falta de apoyo en la gestión o el exceso de responsabilidad son algunos de los factores del estrés.
Ejercer de médico es un 13% más estresante que ser enfermero
Redacción
Sábado, 16 de diciembre de 2017, a las 13:40
Las profesiones sanitarias copan los primeros puestos en los análisis sobre estrés en el trabajo. La Comisión de Salud y Seguridad de Gran Bretaña ha publicado recientemente un estudio que recoge datos en este sentido, recopilados a lo largo de los últimos tres años, que apuntan a que médicos y enfermeros encabezan el ránking de trabajos estresantes, muy por delante de otros colectivos, como los profesionales jurídicos, los profesores y los empresarios.
 
Este informe, del que se hace eco la revista económica Forbes, establece que la profesión médica genera estrés en un 44,2 por ciento de los casos analizados, mientras que en la Enfermería el nivel de estrés alcanza a un 30,9 por ciento de los profesionales. Se puede decir, por tanto, que la Medicina es un 13% más estresante que la Enfermería, aunque ambas profesiones se sitúan por encima de las demás, que cuentan con niveles de estrés más moderados, en el entorno del 20 por ciento.
 
Las presiones, la falta de apoyo en la gestión o el exceso de responsabilidad son algunos de los factores que el informe realizado por la Comisión de Salud ha desvelado como causantes de estrés. Según el mismo informe, el estrés, la ansiedad y la depresión ligadas al trabajo constituyen un 40 por ciento de las enfermedades en el ámbito laboral y son responsables del 49 por ciento de los días de trabajo perdidos entre 2016 y 2017.

Por otro lado, el informe destaca como un sector tan sensible como el sanitario se mantiene desde hace años en las posiciones de cabeza de estrés laboral. Este organismo distingue dos tipos de estrés: por un lado el estrés agudo, que permite controlar las situaciones peligrosas y es, por tanto, beneficioso; y, por otro, el estrés crónico, que dura un período de tiempo prolongado y puede llegar a ser un problema grave. Este tipo de estrés es precisamente el que aparece en el ámbito laboral.