Estas dos variantes ligadas a Ómicron empiecen a ser prevalentes en España

Desmayos y síncopes, nuevos síntomas de las variantes covid BA.4 y BA.5
Las variantes de Covid generan nuevos síntomas entre la población.


27 jun 2022. 13.00H
SE LEE EN 2 minutos
Con el paso del tiempo las nuevas variantes de coronavirus han ido evolucionando y mutando, generando como consecuencia la irrupción de nuevos síntomas que hasta ahora no habían sido notificados. Los especialistas detectan que con las versiones más recientes de Ómicron se generan síncopes y desmayos en las personas contagiadas por Covid-19.

Actualmente la incidencia acumulada en mayores de 60 años en España supera los 755 puntos, escenario que algunos especialistas llegan a vaticinar como una nueva ola de contagios. Las actuales variantes de coronavirus que van cogiendo protagonismo en España, BA.4 y BA.5, han generado síntomas no identificados hasta ahora, y los últimos al ser detectados son los síncopes y desmayos repentinos.

Los especialistas afirman que estos síntomas están relacionados con la implicación del coronavirus con el sistema nervioso, provocando lo que se conoce como hipotensión ortostática. Así pues, estos dos escenarios se suman a los síntomas ya conocidos que el coronavirus genera, como es la tos, fiebre, dolor de cabeza y dolores musculares.

Los síntomas, diagnosticados en Alemania el pasado enero


Estos síntomas descubiertos y que están ligados a las nuevas variantes de Ómicron provocan una alteración en el funcionamiento del nervio vago, que genera una función clave por lo que respecta al sistema nervioso. Una vez sucede esta situación, el nervio trabaja de forma más ralentizada que de costumbre, provocando que no aumente la tensión para que el flujo sanguíneo llegue de forma adecuada al cerebro. Esta situación provoca que nos lleguemos a desmayar como forma de defensa del cerebro.

Sufrir un síncope o desmayarse son dos síntomas asociados al coronavirus que ya se diagnosticaron durante el mes de enero. Una investigación, publicada en la revista alemana Ärztezeitung, analizó los diversos síncopes que sufría un hombre de 35 años hasta seis meses después de su positivo en SARS-CoV-2. Los investigadores corroboraron que la frecuencia cardíaca del paciente aumentó inicialmente a 110 latidos por minuto mientras estaba de pie, sin que su presión arterial subiera, y que unos minutos después, la frecuencia se reducía lentamente hasta el punto de que el paciente comienza a tambalearse, sufre mareos y acaba desmayándose. Así pues, si alguien de nuestro entorno se desmaya teniendo coronavirus, puede estar relacionado con un síncope vagal ligado a nervio vago.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.