Redacción Médica
23 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

‘Cazada’ una red que vendía fármacos ilegales en todo el mundo desde España

Las empresas implicadas carecían de los permisos necesarios para la elaboración y comercialización de los productos

Una imagen de la Guardia Civil durante la operación
‘Cazada’ una red que vendía fármacos ilegales en todo el mundo desde España
Redacción
Miércoles, 04 de abril de 2018, a las 12:00
La Guardia Civil ha desarticulado un entramado criminal internacional dedicado a la fabricación y exportación de medicamentos ilegales en el marco de la operación 'Ayúrveda', que ha contado con dintintas fases y se ha desarrollado en las provincias de Teruel, Barcelona, Castellón, Sevilla, Valencia y Madrid. En total, 16 personas han sido detenidas o investigadas por posibles delitos contra la salud pública, blanqueo de capitales, y estafa y realizado varios registros en empresas del sector farmacéutico.

La investigación se inició a raíz de una comunicación recibida de la Agencia Española del Medicamento (Aemps), en la que se informaba de la denuncia de un laboratorio farmacéutico iraní que, tras haber encargado y pagado una remesa de medicamentos a un laboratorio español, nunca llegó a recibir el producto. Tras una investigación, se pudo constatar la existencia de una trama de fabricación y distribución ilegal de medicamentos a varios países de Asia, África, Europa, América Latina y América del Norte desde España.

Tratar la leucemia

Los fármacos fabricados estaban destinados a tratamientos de distintas patologías, algunos para contrarrestar dolencias de gravedad como leucemia, psicosis y síndromes de ansiedad e incluso afecciones cardiacas graves, destacando fármacos como la penicilina, heparina, vincristina y morfina. A estos medicamentos se les dotaba de prospecto, cartonaje y etiquetado falsos, al igual que las indicaciones sobre fabricante y origen, siendo distribuidos posteriormente bajo esta falsa apariencia.

Todas las empresas participantes en este proceso de fabricación y distribución, carecían de los permisos necesarios para ese tipo de actividades, circunstancia acreditada por la AEMPS, organismo regulador y competente en materia farmacológica en nuestro país.