Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 18:45
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Demuestran que, en parejas de médicos, la mujer es quien cría a los hijos

Las mujeres reducen notablemente su tiempo de trabajo frente a los hombres

Demuestran que, en parejas de médicos, la mujer es quien cría a los hijos
Redacción
Domingo, 27 de agosto de 2017, a las 13:50
Un estudio publicado esta semana en JAMA Internal Medicine pone de relieve que los roles sociales tradicionales en la crianza de hijos parecen seguir manteniéndose en las parejas en las que ambos integrantes tienen una alta formación, como las de médicos. Las mujeres con hijos disminuyeron sensiblemente el número de horas trabajadas a la semana en comparación con aquellas que no tenían hijos, mientras que los hombres siguieron trabajando el mismo número de horas.

En el estudio, liderado por Dan P. Ly, del Departamento de Políticas de Salud de la Escuela de Medicina de Harvard, en Boston, han participado 9868 médicos y médicas de entre 25 y 50 años y que afirmaron que su pareja también era profesional de la Medicina. Se excluyeron las parejas del mismo sexo (pues el objetivo era comprobar si había diferencias entre sexos dentro de la pareja) y aquellas parejas cuyo hijo era menor de un año, puesto que en el número de horas trabajadas se computarían las bajas por maternidad.

En las parejas sin niños, el hombre trabajaba un promedio de 57 horas semanales, por 52,4 en las mujeres. Con niños de entre uno y dos años, el hombre trabajaba 55,3 horas, pero la actividad profesional de la mujer se había reducido sustancialmente, hasta las 41,5 horas semanales.

Estas diferencias siguen manteniéndose con hijos de cada vez más edad. Así, en aquellas parejas de médicos con niños de siete o más años, el hombre trabajaba 55,2 horas a la semana, por 43,2 horas en la mujer.

“Una posible razón para nuestros resultados es que incluso en las parejas en que los dos son médicos se sigue manteniendo la expectativa social de que la mujer reducirá sus horas de trabajo para cuidar del niño”, afirman los autores, que aclaran que con este estudio tal y como estuvo planteado no se comprobaron si estas diferencias eran dependientes de la especialidad.