Covid persistente: daño multiorgánico aparejado en pacientes jóvenes

Los participantes del estudio británico no tenían problemas de salud previos importantes

Covid persistente: daño multiorgánico aparejado en pacientes jóvenes
jue 26 noviembre 2020. 18.55H
Una prepublicación que publica The British Medical Journal muestra que los pacientes jóvenes de bajo riesgo con síntomas continuos de Covid-19 tenían signos de daño en múltiples órganos cuatro meses después de haber sido infectados. 

Los datos iniciales de 201 pacientes sugieren que casi el 70 por ciento tenía deficiencias en uno o más órganos cuatro meses después de sus síntomas iniciales de infección por SARS-CoV-2. Los resultados surgieron cuando el servicio sanitario británico (NHS, por sus siglas en inglés) anunció este mes de noviembre planes para establecer una red de más de 40 clínicas especializadas en Covid en Inglaterra para ayudar a los pacientes con síntomas de infección a largo plazo.

El estudio prospectivo de Coverscan examinó el impacto del Covid persistente (cuando los síntomas duran más tres meses después de la infección) en múltiples órganos en personas de bajo riesgo que son relativamente jóvenes y no tienen problemas de salud subyacentes importantes. La evaluación se realizó utilizando los resultados de escaneos de imágenes por resonancia magnética, análisis de sangre y cuestionarios online.

- DIRECTO | Acceda aquí a la evolución del coronavirus Covid-19 -

La investigación aún no ha sido revisada por pares y no pudo establecer un vínculo causal entre el daño orgánico y la infección. Pero los autores dijeron que los resultados tenían "implicaciones no solo para la carga del covid prolongado, sino también para los enfoques de salud pública que han asumido un riesgo bajo en los jóvenes sin comorbilidades".

El estudio reclutó a participantes en dos sitios del Reino Unido en Oxford y Londres entre abril y agosto de 2020. Doscientos un individuos (con una edad media de 44 años) completaron evaluaciones después de la infección por SARS-CoV-2 una media de 140 días después de emppezar con los síntomas.

La prevalencia de enfermedades preexistentes fue baja


Se eligieron a los participantes si dieron positivo para el SARS-CoV-2 mediante una PCR (62), una prueba de anticuerpos positiva (63) o si tenían síntomas típicos y se determinó por dos médicos que tenían Covid-19 (73).


"Los resultados señalan que el Covid-19 persistente requiere un manejo en todas las especialidades clínicas"


La prevalencia de enfermedades preexistentes fue baja: 20 por ciento tenían obesidad, seis por ciento de hipertensión; dos por ciento de diabetes, y cuatro por ciento enfermedad cardiaca. Ademásy menos de una quinta parte (18 por ciento) de las personas habían sido hospitalizadas con Covid-19. 

Los síntomas persistentes que se informaron con más frecuencia, independientemente del estado de hospitalización, fueron fatiga (98 por ciento), dolor muscular (88 por ciento), dificultad para respirar (87 por ciento) y dolor de cabeza (83 por ciento). Hubo evidencia de deterioro leve de órganos en el corazón (32 por ciento de los pacientes), pulmones (33 por ciento), riñones (12 por ciento), hígado (10 por ciento), páncreas (17 por ciento) y bazo (seis por ciento).

Dos tercios (66 por ciento) de los participantes tenían deterioro en uno o más sistemas de órganos y había evidencia de deterioro multiorgánico en una cuarta parte (25 por ciento) de los individuos, con diversos grados de superposición en múltiples órganos.

Necesidad de seguimiento de las secuelas


El deterioro multiorgánico se asoció significativamente con el riesgo de hospitalización previa por cCovid-19. Las medidas de inflamación en los riñones y el páncreas, y la grasa ectópica en el páncreas y el hígado, también fueron más altas en los individuos hospitalizados .

Los resultados "señalan la necesidad de monitoreo y seguimiento al menos a medio y largo plazo, especialmente para las secuelas extrapulmonares" y demuestran que el Covid persistente requiere un manejo en todas las especialidades clínicas, dijeron los autores.

Los autores observaron que ni los síntomas ni los análisis de sangre eran predictivos de deterioro orgánico. "No se puede deducir la causalidad de la relación entre el deterioro orgánico y la infección, pero se puede abordar mediante un seguimiento longitudinal de las personas con deterioro orgánico", dijeron los autores.

Otras limitaciones del estudio incluyeron que el diagnóstico de Covid-19 se realizó mediante múltiples métodos, en parte debido al acceso limitado a las pruebas de laboratorio durante la pandemia.

La investigación fue financiada por el Consorcio Nacional de Imágenes Médicas Inteligentes del Reino Unido a través del Industry Strategy Challenge Fund, Innovate UK y el programa de investigación e innovación Horizonte 2020 de la Unión Europea.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.