Una investigación aporta nuevos datos sobre cómo se neutraliza la parte del SARS-CoV-2 responsable de la infección

Covid: el sistema inmunológico cubre la proteína de pico con anticuerpos
Universidad de Texas en Austin.


07 may 2021. 09.00H
SE LEE EN 4 minutos
El panorama más completo hasta ahora arroja luz sobre cómo los anticuerpos producidos en las personas que luchan eficazmente contra el SARS-CoV-2 funcionan para neutralizar la parte del virus responsable de causar la infección. En la revista Science, investigadores de la Universidad de Texas en Austin describen el hallazgo, que representa una buena noticia para diseñar la próxima generación de vacunas para proteger contra variantes del virus o futuros coronavirus emergentes.

La investigación anterior se centró en un grupo de anticuerpos que se dirigen a la parte más obvia de la proteína de pico del coronavirus, llamada dominio de unión al receptor (RBD, por sus siglas en inglés). Debido a que el RBD es la parte del pico que se adhiere directamente a las células humanas y permite que el virus las infecte, se asumió que era un objetivo principal del sistema inmunológico.

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19 

Pero, al analizar muestras de plasma sanguíneo de cuatro personas que se recuperaron de infecciones por SARS-CoV-2, los investigadores encontraron que la mayoría de los anticuerpos que circulan en la sangre (alrededor del 84 por ciento) se dirigen a áreas de la proteína del pico viral fuera del RBD y, aparentemente, por una buena razón.

"Descubrimos que estos anticuerpos están pintando todo el pico, tanto el arco como el tallo de la proteína del pico, que se parece un poco a un paraguas", ha señalado el coautor correspondiente Greg Ippolito, profesor asociado de investigación en el Departamento de UT Austin Biociencias Moleculares y profesor asistente de Oncología en la Facultad de Medicina de Dell de la universidad. "El sistema inmunológico ve todo el pico y trata de neutralizarlo".

Muchos de estos anticuerpos no dirigidos por RBD que el equipo identificó actúan como un arma potente contra el virus al dirigirse a una región en una parte de la proteína de pico ubicada en lo que sería el dosel del paraguas llamado dominio N-terminal (NTD). Estos anticuerpos neutralizan el virus en cultivos celulares y se demostró que evitan que una versión letal del virus adaptada al ratón infecte a los ratones.

Las vacunas "probablemente brinden otra capa de protección"


El N-Terminal (NTD) también es parte de la proteína de pico viral que muta con frecuencia, especialmente en varias variantes de interés. Esto sugiere que una de las razones por las que estas variantes son tan efectivas para evadir nuestro sistema inmunológico es que pueden mutar alrededor de uno de los tipos de anticuerpos más comunes y potentes en nuestros arsenales.

"Hay una carrera armamentista evolutiva entre el virus y nuestro sistema inmunológico", ha indicado Jason Lavinder, investigador asociado en el Departamento de Ingeniería Química de McKetta y coautor correspondiente del nuevo estudio. "Todos estamos desarrollando una respuesta inmune estándar a este virus que incluye apuntar a este punto y eso ejerce una presión selectiva sobre el virus. Pero luego el virus también está ejerciendo su fuerza evolutiva al tratar de cambiar alrededor de nuestras presiones inmunes selectivas".

A pesar de estas maniobras del SARS-CoV-2, los investigadores dijeron que alrededor del 40 por ciento de los anticuerpos circulantes se dirigen al tallo de la proteína de pic , llamada subunidad S2, que también es una parte que el virus no parece capaz de cambiar fácilmente.

"Eso es reconfortante", ha añadido Ippolito. "Esa es una ventaja que tiene nuestro sistema inmunológico. También significa que nuestras vacunas actuales están provocando anticuerpos dirigidos a esa subunidad S2, que probablemente brinden otra capa de protección contra el virus".

Esa también es una buena noticia para diseñar refuerzos de vacunas o vacunas de próxima generación contra variantes preocupantes, e incluso para desarrollar una vacuna que pueda proteger contra futuras pandemias de otras cepas del coronavirus.

"Significa que tenemos un fundamento sólido para desarrollar vacunas contra el SARS-CoV-2 de próxima generación o incluso una vacuna contra el pan-coronavirus que se dirija a todas las cepas", ha añadido Ippolito. Los investigadores de UT Austin se encuentran entre varios en el mundo que ahora apuntan a desarrollar una sola vacuna contra el coronavirus para combatir la infección de todos los coronavirus, no solo del SARS-CoV-2.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.