18 nov 2018 | Actualizado: 11:45

Cómo evitar que un paciente borde interfiera en la práctica médica

Un estudio revela que los malos modos afectan a todo el equipo médico

Cómo evitar que un paciente borde interfiera en la práctica médica
sáb 21 enero 2017. 17.20H
Redacción
No es extraño que en la consulta se den situaciones de tensión, en las que los pacientes pueden mostrarse maleducados, agresivos, bordes, pesados o irritantes. Estas actitudes afectan al equipo médico hasta el punto de que pueden llegar a descentrarse y empeorar su práctica clínica, tal y como recoge un estudio publicado la revista Pediatrics.
 
Un experimento, en el que han participado 39 equipos médicos, ha medido como estas actitudes afectan a la práctica clínica y qué tipo de recomendaciones se pueden asumir para evitar el mal desempeño en situaciones incómodas. Según sus conclusiones, "las malas formas tienen efectos dañinos en el desempeño de los equipos médicos".
 
El estudio apunta a que los malos modales afectan no sólo a los diagnósticos y a los parámetros de la intervención, sino que descentran al equipo médico ya que interfiere en su comunicación y en el flujo de trabajo.
 
En este sentido, propone que la formación médica incorpore técnicas para modificar las preferencias cognitivas durante las intervenciones. Se trata de estar bien formados para "evitar implícitamente las distracciones cognitivas". De esta manera, se podrán evitar "medios para mitigar las consecuencias adversas de comportamientos que, desafortunadamente, no pueden prevenirse". 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.