Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

Bruselas tacha de "fallida" la financiación sanitaria española

La Comisión Europea considera además que las reformas han repercutido negativamente en la accesibilidad al Sistema

Fernando Lamata, miembro del Panel de Expertos de la Comisión Europea en materia sanitaria.
Bruselas tacha de "fallida" la financiación sanitaria española
Redacción
Jueves, 16 de junio de 2016, a las 10:40
La financiación sanitaria de las comunidades Autónomas no ha funcionado como se esperaba. Esta es una de las conclusiones que recoge el informe sobre acceso a los servicios de salud en la UE que han presentado los expertos en sanidad de la Comisión Europea.

"Mientras que España utiliza una fórmula para la asignación de recursos para los servicios públicos de manera que pretende reflejar las necesidades a escala autonómica, sus patrones de inversión en sanidad sugieren que dicha fórmula no recoge adecuadamente las necesidades sanitarias delos territorios", exponen en uno de los cuatro textos que han hecho públicos. 

En dichos informes los comisarios tratan de analizar la situación sanitaria a escala europeo, entre los cuales abordan algunos de los asuntos claves que se están utilizando estos días en la campaña electoral para el 26-J. 


La Comisión Europea: "Desde la crisis de 2008-2009 el foco de las reformas se ha situado en el ahorro"


Respecto a la financiación, los comisarios señalan que existe una diferencia regional que no está vinculada a las necesidades. En el caso español, apuntan que apenas hay relación entre la riqueza de un territorio, su incapacidad y el nivel de gasto público en salud. 

En concreto, recogen en una tabla esta diferencia de recursos autonómicos, desde los 1.149 euros por habitante que invierte en sanidad Andalucía, la que menos desembolsa, a los más de 1.500 que sufraga el País Vasco. 

Sin embargo, no todo son tirones de orejas para España, ya que el dato sobre los pacientes que no han sido atendidos por los costes no llega al 1%. 

La universalidad, a examen

Otro de los puntos en los que hacen hincapié los expertos en sanidad es en la universalidad de los sistemas de salud. En este sentido recuerdan que exigir ciertos requisitos impuestos recientemente por algunos países para obtener o renovar la tarjeta sanitaria puede crear "trabas administrativas" que eviten sistemáticamente el acceso a los servicios de salud financiados con fondos públicos a determinados grupos sociales, como puede ser el colectivo de personas sin hogar. 

Como ejemplo señalan que España ofrecía antes de 2012 un acceso relativamente bueno a los servicios sanitarios para quien no tenía tarjeta, algo que cambió con las medidas que se aprobaron ese año y que restringió la asistencia a los inmigrantes sin papeles, pese a que no todas las comunidades aplicaron la normativa. Ya en 2015 el Ejecutivo de Rajoy permitió el acceso a la atención primaria a los mencionados inmigrantes, algo que abrió la puerta a que cada territorio acabara modelando su programa para permitir el acceso al sistema. 

Suspenso para copago

Los comisarios también admiten que las reformas que han acometido algunos países, mencionando explícitamente a España, respecto a la introducción o el aumento del copago por los servicios hospitalarios "podrían haber afectado de manera adversa"  a la accesibilidad al sistema de salud. 

"Desde la crisis de 2008-2009 el foco de las reformas se ha situado en el ahorro y la financiación dejando de lado las destinadas a mejorar la relación calidad-precio en la salud pública. Medidas urgentes para la financiación y el ahorro de costes pueden sanear la situación fiscal del gobierno en crisis, pero no son suficientes para lograr mejoras sostenibles a largo plazo respecto a la calidad de los servicios", señálan en el texto. 

El problema estará, según otro de los informes, en los nuevos desafíos fiscales para hacer frente al aumento de los costes sanitarios, ya que los estados deberán abarcar también la eficiencia y la calidad de sus sistemas de salud. Por ello, serán necesarias reformas que aseguren la mayor eficacia y eficiencia posible sin ninguna merma de la cobertura y la calidad.

La Comisión Europea ya se manifestó en esa misma línea en su estudio anual de 2013, cuando señaló que frente a los retos demográficos y la presión sobre el gasto relacionado con la edad las reformas deberían enfocarse a asegurar la rentabilidad y sostenibilidad de los sistemas sanitarios, evaluando su rendimiento contra el doble objetivo de un uso más eficiente de los recursos y un acceso a la asistencia sanitaria de alta calidad.  

Acceda al informe sobre Acceso a la sanidad en la Unión Europea

Acceda al informe sobre La Tipología de las Reformas Sanitarias y su Marco de Evaluación en la UE

Acceda al informe sobre Buenas Prácticas de Proveedores Privados en el Sector Público en la UE

Acceda al informe sobre La Repercusión de las Reformas Hospitalarias en la UE