Agresiones: proponen que médicos de prisiones usen pistolas eléctricas

En CSIF creen que sería una medida disuasoria contra las situaciones violentas a las que se enfrentan los profesionales

Imagen de un centro penitenciario
Agresiones: proponen que médicos de prisiones usen pistolas eléctricas
lun 01 abril 2019. 16.20H
Las agresiones a profesionales sanitarios son una lacra contra la que los sindicatos luchan cada día. Por eso, desde la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) quieren dar un paso más allá y dotar a médicos y enfermeros que trabajan en Instituciones Penitenciarias de pistolas eléctricas con las que poder protegerse. "Consideramos que deben ser utilizadas como medio coercitivo y bajo el control y supervisión de los jefes de servicio, pero existiendo la posibilidad de poder usarlas", explica a Redacción Médica José Manuel Couso, portavoz de funcionarios de prisiones del sindicato.  

La sala de Enfermería es uno de "los lugares habituales donde se producen las agresiones", relata Couso; en gran medida porque los internos llegan "muy alterados": "Se producen con frecuencia agresiones, no solo al personal de vigilancia, sino también a los sanitarios", detalla. 

Aunque reciben menos agresiones que el resto de personal funcionario de prisiones, insiste Couso, "no hay ningún trabajador exento de ser agredido, incluidos los sanitarios". Por eso, la utilización de las pistolas eléctricas también les afectaría a ellos, "que en muchas ocasiones son los agredidos o insultados".

Medida defensiva


Las pistolas eléctricas, aclara Couso, no serían "un complemento personal del uniforme", sino que si "se da una situación que supone un riesgo para el trabajador, se pueda utilizar ese tipo de defensa". 

Los médicos, advierte, "reciben mucha presión de los internos por el tema de la prescripción. Por 

"Las salas de Enfermería son sitios complicados para trabajar"


ejemplo, piden tranquilizantes o cualquier tipo de medicamentos que igual no necesitan pero quieren utilizar", relata el representante de CSIF, que explica a este diario que los episodios violentos no son casos aislados para los profesionales sanitarios que trabajan en prisiones: "Igual han sufrido agresiones o son causantes de las mismas y deben ser atendidos por los servicios médicos. A veces lo están simulando pero otras veces es cierto. Las Enfermerías son sitios complicados para trabajar", lamenta.

Petición a los políticos


Desde el sindicato, mayoritario en la mesa del Ministerio del Interior, se ha registrado una petición formal a Instituciones Penitenciarias para que se dote a médicos y demás personal funcionario de estos centros de la pistola eléctrica. Además, la central sindical estudia hacer llegar la misma petición a los los partidos políticos de cara a a las elecciones, "para que lo incorporen a los programas y se tenga la posibilidad de utilizar este tipo de medios para reducir las agresiones", explica Couso.

En su opinión, estas pistolas tendrían "un efecto disuasorio". "No tienes que arriesgar tú tu vida como profesional para poder reducir a un interno en un momento de violencia", defiende el representante de CSIF, que afirma que el interno a veces paga su tensión "con el primero que ve, da igual si médico o auxiliar. Es como en la calle, los sanitarios tienen una tensión enorme"



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.