Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 20:00
Política Sanitaria > Sanidad hoy

¿Quién debe prescribir el ejercicio? Según un estudio, debe ser Enfermería

En la actualidad, son los médicos de Familia quienes combaten el sedentarismo

Un grupo de enfermeras en la sala de un hospital.
¿Quién debe prescribir el ejercicio? Según un estudio, debe ser Enfermería
Redacción
Sábado, 08 de septiembre de 2018, a las 10:00
Las consecuencias negativas que tiene para la salud estar sentado demasiadas horas al día está más que probado. Sin embargo, aunque la prescripción de actividad física entra en las competencias del médico de Familia, un estudio sugiere que sea la Enfermería la que adquiera el protagonismo en esta faceta.

Según Linda Eanes, profesional de la Escuela de Enfermería en la Universidad de Texas, "las enfermeras, dado las labores que desempeñan, tienen un papel fundamental que desempeñar para aumentar la conciencia pública sobre los posibles efectos adversos de la inactividad física prolongada".

El sedentarismo está asociado a un mayor riesgo de padecer varias enfermedades crónicas. Según Eanes, la prevención en este sentido debe ser una prioridad, pues varios estudios muestran una relación entre la falta de ejercicio y una mayor probabilidad de padecer enfermedades cardiovasculares, diabetes, obesidad y diversos tipos de cáncer, incluidos el de ovario, endometrio y colon.

Nuevo rol para las enfermeras


"Las enfermeras también pueden alentar activamente a todos los pacientes a equilibrar el comportamiento sedentario y fomentar la actividad física", escribe Eanes. Además, esta profesional considera que las enfermeras están bien posicionadas para contribuir a la investigación sobre los riesgos para la salud asociados con el sedentarismo prolongado y para descubrir intervenciones más efectivas para reducir esos riesgos.

Eanes atribuye a la Enfermería un rol clave a la hora de proporcionar información y educación a las personas para que reduzcan el comportamiento sedentario. Aunque "se necesita mucha más investigación en el campo de la fisiología de la inactividad", opina.

Esta sanitaria propone que las enfermeras presten más atención a evaluar el tiempo que un paciente dedica a la actividad física y a comprender los factores individuales, sociales, ocupacionales y ambientales que influyen en ello.