¿Qué hacer con las pesetas que todavía circulan? Pagar la sanidad navarra

Según el Banco de España, los españoles conservan monedas y billetes antiguos por valor de 1.600 millones de euros

Imagen de las antiguas pesetas.
¿Qué hacer con las pesetas que todavía circulan? Pagar la sanidad navarra
sáb 31 agosto 2019. 16.05H
La peseta entró en circulación en 1868 y su vida activa sobrepasó el siglo, hasta que en enero de 2002 fue sustituida por el euro. Casi dos décadas después, parece que los españoles mantienen su cariño por la antigua moneda, pues según un informe recientemente publicado por el Banco de España todavía guardamos una cantidad valorada en 1.614 millones de euros.

Aunque los ciudadanos pueden cambiar sin problema sus monedas y billetes en la sede del banco, en Madrid, o en sus numerosas sucursales en las provincias, no es posible utilizarlos para adquirir bienes y servicios. Que una cantidad tan significativa esté inactivada hace correr la imaginación sobre lo que se podría hacer con ella en la siempre necesitada sanidad española.


Presupuestos autonómicos



Con las pesetas acumuladas se podría pagar el sueldo anual a unos 30.000 médicos, y a unas 35.000 enfermeras


Si los españoles ofrecieran sus pesetas guardadas en huchas, viejas carteras y monederos o en formato de billete olvidado entre las páginas de un libro, por ejemplo, podrían pagarse la sanidad pública de un millón de españoles y sobraría dinero: son la suma de habitantes de Navarra (647.000) y La Rioja (315.000), cuyo presupuesto sanitario para 2019 suma, entre ambas, 1.473 millones de euros.

Estas comunidades, junto con Cantabria (874 millones presupuestados para 2019), podrían bastarse con las pesetas todavía no recogidas por el Banco de España. Habría que rascarse algo más el bolsillo para pagar la sanidad de Extremadura (1.718 millones), Baleares (1.730 millones) y Asturias (1.765 millones).

¿Y qué hay de aquellas personas que están adscritas a Muface? Pues que con las antiguas pesetas desperdigadas por la península y los dos archipiélagos habría suficiente para garantizarles la sanidad para todo el año (1.462 millones presupuestados) y sobraría para pagar también a las incluidas en Mugeju (84,4 millones).


Aliviar el gasto farmacéutico


Con los 1.614 millones de euros en antiguas pesetas en circulación también daría para haber financiado el Instituto de Salud Carlos III durante casi siete años, o no haberse preocupado de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios desde principios de siglo hasta dentro de 15 años.

Si nos metemos en un capítulo tan delicado como el gasto farmacéutico, podríamos pagar dos meses de recetas facturadas con cargo al SNS, o tres de medicamentos consumidos en la red de hospitales públicos de nuestro país.

Si hablamos de sueldos, las pesetas acumuladas todavía por los españoles podrían pagarle el salario (con sus impuestos incluidos) a unos 30.000 médicos, ya sean especialistas de hospital o de Atención Primaria, o a cerca de 35.000 enfermeras.

Qué duda cabe de que esta ‘inyección’ no supondría un antes y un después en un sector que supone el 6 por ciento del producto interior bruto de nuestro país (PIB), pero sería un gran alivio para tapar ciertos ‘parches’ que se ven en muchos rincones.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.