18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

"Los sanitarios deben tener más subida salarial que el resto de empleados"

El presidente saliente y entrante de Sanidad de CSI-F desgranan los principales proyectos del sindicato en este mandato

Fernando Molina y Javier Martínez, presidente saliente y entrante, respectivamente, de Sanidad de CSI-F.
"Los sanitarios deben tener más subida salarial que el resto de empleados"
dom 30 octubre 2016. 13.20H
Carlos Corominas / Cristina Alcalá
Miguel Fernández de Vega
Tras ocho capitaneando el sector de Sanidad de CSI-F, Fernando Molina cede el testigo a su homólogo en Andalucía, Javier Martínez, quien pasa a representar al sindicato en el Ámbito de Negociación en el Ministerio de Sanidad. Para esta nueva etapa, Martínez quiere recuperar los derechos perdidos en sanidad (tanto a nivel retributivo como en carrera profesional) y concienciar a los políticos de que este sector “no es una moneda de cambio”.

Fernando, ¿cuál ha sido el mayor mérito que ha conseguido a lo largo de su mandato?

Fernando Molina: Desde el sindicato hemos ido estructurándonos a nivel interno para ir mejorando el sector de sanidad. Desde entonces, hemos subido mucho en afiliación hasta casi duplicar este número y, sobre todo, hemos aumentado en representatividad. Hasta hace 8 años había problemas de si CSI-F tenía o no tenía representatividad en el Ministerio de Sanidad. Pues bien, hemos subido y somos la tercera organización con más peso, tras CESM-Satse y CCOO.

Por otro lado, en este mandato hemos estructurado y unificado la Ejecutiva (Javier Fernández ha formado parte de ella desde siempre). Y fuera de ella, se ha intentado hacer todo lo posible en la negociación, ampliando las relaciones externas (sobre todo, con Sanidad) y mediáticamente también.

Entrevista conjunta a Fernando Molina y Javier Martínez.

¿Cuál es la espinita que se le ha quedado en estos años, es decir, aquella iniciativa que le hubiera gustado que se hubiera desarrollado y que no ha salido?

Fernando Molina: Principalmente, que las decisiones del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud sean vinculantes. No se puede hacer un Cisns con 25 puntos del orden del día y que no sirvan absolutamente para nada.

Otras de las cosas, en las que sí que se ha conseguido algo es en lo relativo a la idea de una profesional en el SNS y en todas las comunidades autónomas. No queremos puestos a dedo con unas connotaciones políticas que no gestionan sino que hacen lo que les dicen, porque así nos va.

Muy unido a esto, que los presupuestos en sanidad sean finalistas, porque si analizas estas partidas detalladamente no son malas. Algunas puedes decir que no se cumplen más o menos las premisas precisamente porque no son finalistas, pero muchas otras se utilizan de forma política y para cosas que no son necesarias. Queremos es que el ministerio se moje, que cumpla la normativa que tiene y que haga todo lo posible para unificar el sistema.

¿Cómo han sido las relaciones con Sanidad durante este mandato?

Fernando Molina: Las relaciones con el ministerio, a nivel técnico (como puede ser la Secretaría General de Sanidad, las Direcciones Generales o el Ingesa) son buenas, pero con el anterior ministro, Alfonso Alonso, nulas.

¿Ha sido culpa de los políticos solamente o también hay algo de autocrítica?

Fernando Molina: ¿Que si ha sido culpa de los políticos? Totalmente. Ha sido culpa del ministro, que no ha tenido ni la delicadeza de bajar a saludar a los representantes legítimos de los trabajadores. Sin embargo, CSI-F y los demás sindicatos tenemos una relación relativamente buena con el director general de Ordenación Profesional, Carlos Moreno, especialmente tras la presión que hemos hecho para que nos citen en el Ámbito de Negociación. En cambio, a los foros de la profesión, tanto médica como enfermera, sí que los recibía pero ¿quién elegía a los foros? ¿Dónde han sido votados?

Un ejemplo de esto fue el real decreto de prescripción enfermera, que no pasó en ningún momento por el Ámbito de Negociación y si lo hubiera hecho, probablemente no tendrían ni el 10 por ciento de los problemas que ha generado posteriormente. Debía de haberse hecho así porque tres de los sindicatos que lo componen tienen representatividad en todos los colectivos sanitarios, no solo médicos y enfermeros, lo que permite una negociación más plural y analizar mejor este problema. Sin embargo, esto ha generado una guerra entre Máximo González Jurado, presidente del Consejo General de Enfermería (CGE), y Juan José Rodríguez Sendín, de la Organización Médica Colegial (OMC) provocada por el ministro Alonso.

¿Tiene visos de mejorarse esta situación?

Fernando Molina: Ya están guerreando otra vez. Una parte quiere que se suspenda el real decreto y otro, como es Satse, cambiar una parte de él, pero no que se suspensa, porque saben que si eso pasa, se quedan sin prescripción enfermera. Esto avocará a una renegociación desde abajo que no tiene salida. Además de que está judicializado.

¿En qué estado se encuentran las denuncias interpuestas por CCOO, UGT y CSI-F contra el Ministerio de Sanidad?

Fernando Molina: Esperando, especialmente con el decreto de unidades de gestión clínica. Nosotros no estamos de acuerdo con esta normativa porque se hizo de tal forma que no afectaba prácticamente en nada a la gestión, y menos en Atención Primaria. En Andalucía también lo han hecho como han querido y está un poquito mejor pero en las demás consejerías no se ha dado esa opción.

¿Y el Observatorio del SNS?

Fernando Molina: Parado. Hubo una primera reunión en la que el ministerio pidió a los sindicatos que compensaran la falta de información que le daban las distintas comunidades sobre sus sistemas sanitarios. Llegamos incluso a nombrar los responsables de los grupos de trabajo y les dotamos de recursos, que aunque eran ridículos, por lo menos los teníamos. Es uno de los temas que se tendrá que reactivar.

Un momento de la entrevista a Fernando Molina y Javier Martínez celebrada en el plató de Sanitaria 2000.

Un momento de la entrevista a Fernando Molina y Javier Martínez celebrada en el plató de Sanitaria 2000.


Por otro lado, Javier ha sido recientemente elegido como nuevo presidente de Sanidad del sindicato. ¿Cómo afronta el nuevo cargo?

Javier Martínez: Con mucha ilusión y muy motivado. Estoy feliz por el apoyo que he recibido y orgulloso de poder estar al frente de esta Presidencia. Es un reto importante y espero estar a la altura.

¿Cuál consideraría que es el tema más urgente de abordar en la sanidad española?

Javier Martínez: Creo que el más urgente es concienciar a los políticos que la sanidad no es una moneda de cambio político y que los profesionales son la ‘joya de la corona’. Ignorar esto hace que el sistema sanitario quede herido.

¿Cree que ha llegado el momento de volver a plantear la subida salarial y recuperar los sueldos tal y como estaban antes de la crisis?

Javier Martínez: Sí, pero en los profesionales sanitarios aún más, y sin olvidarnos de nuestras pérdidas retributivas y nuestros derechos. Y nos da igual el signo político de la comunidad autónoma.

Se ha estrenado en el cargo con una reunión con la actual ministra de Sanidad en funciones, Fátima Báñez, quien ha convocado el Ámbito de Negociación con motivo de la sentencia europea sobre la interinidad del sistema. ¿Cómo ha afrontado esta primera reunión?

Javier Martínez: Los sindicatos llevamos tiempo denunciado la eventualidad en sanidad y los contratos fraudulentos que aquí se dan. Con esta reunión, desde CSI-F queremos poner en relieve esta realidad para que ejecuten las políticas necesarias o de lo contrario, iremos a los tribunales.

Ésta ha sido una reunión curiosa, ya que la representante del Gobierno es ministra de Sanidad pero a la vez de Empleo. Es como si hablaran con dos interlocutores a la vez.

Javier Martínez: Es cierto que quien tiene la ‘patata caliente’ aquí es ella. Por lo que tengo entendido, parece ser que quiere tomar en consideración la postura de los tribunales y realizar una modificación en la normativa.

¿Qué es lo que le pide al próximo Gobierno y al próximo ministro de Sanidad?

Javier Martínez: Primero, que haya ya ya un ministro o ministra que dé cierta estabilidad al sistema. Y segundo, que tenga la suficiente habilidad para que en el Consejo Interterritorial consiga romper con la discriminación entre comunidades autónomas dentro del ámbito del personal, además de homogeneizar las carteras de servicios para que no existan regiones de primera y de segunda, porque el sistema es público, universal y gratuito.

¿Es el profesional sanitario el mayor valor del sistema?

Javier Martínez: Indudablemente, porque estando trabajando en precario como lo han estado haciendo, han sacado adelante esta joya.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.