José Alcolea, de la SEGO, reflexiona sobre el aumento de los partos en casa y otros entornos

"El parto debe ser como elijan las mujeres pero siempre en un hospital"
José Alcolea, ginecólogo y vocal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.


24 jun 2022. 15.40H
SE LEE EN 4 minutos
El aumento de partos en casa o en plena naturaleza, como recientemente hizo una mujer en el mar, ha hecho saltar las alarmas entre los médicos especialistas. Cada vez son más los alumbramientos fuera del hospital que se viralizan en las redes sociales y es una tendencia que preocupa especialmente a Ginecología y Obstetricia. "Se está idealizando algo que no es ideal", asegura José Alcolea, vocal de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia.

"Hay personas que todavía no tienen la información necesaria sobre las complicaciones de un parto y le pueda parecer que esto es una buena idea cuando no lo es", afirma el especialista a Redacción Médica. José Alcolea considera que hay varios motivos por los que este tipo de prácticas se están extendiendo y señala al Ministerio de Igualdad como uno de los responsables de la opinión que muchas parturientas tienen del servicio de Ginecología y Obstetricia.

"El fomento del concepto 'violencia obstétrica' y su legislación por parte del Ministerio de Igualdad, que han llevado el término al Parlamento, ha hecho que algunas asociaciones fomenten que es mejor quedarse en casa y desde la SEGO estamos completamente en contra. Una mujer de parto tiene que estar en un lugar seguro", afirma antes de matizar: "Se asocian palabras como maltrato, violencia o abuso a la práctica ginecológica o a la de las matronas, cuando esto está a años luz de la inmensa mayoría de los especialistas que nos dedicamos a la obstetricia. Velamos por salvaguardar la salud de las mujeres y sus bebés". 


"Se asocian palabras como maltrato, violencia o abuso a la práctica ginecológica. Nosotros velamos por salvaguardar la salud de las madres y sus bebés"



Si hay riesgos, se emplean prácticas habituales


El vocal de la SEGO explica a este periódico que hay "prácticas habituales" que se emplean cuando existe riesgo. "Cuando se necesita un antibiótico porque la madre tiene unas décimas de fiebre no son prácticas violentas, se usan siempre en pro de salvaguardar el bienestar de la madre y el niño". 

Haciendo examen de conciencia, el especialista asegura que en el pasado "se ha abusado de medicalizar los partos. Todo era epidural, inducción... quizá por tener mucha demanda y menos hospitales y podemos estar pasando ahora las consecuencias", pero recuerda que "no es una situación que hoy en día tenga lugar" y explica que se ponen al alcance de las parturientas numerosos recursos para que su parto sea "como ellas elijan que sea". 

"Todos evolucionamos y todos nos tenemos que adaptar. Las pacientes ahora demandan otro tipo de partos y nos tenemos que adaptar. Si tú quieres un parto de baja intervención, si no quieres que te exploremos... todo puede ir en un plan de parto. Se puede dar una atención personalizada a la parturienta para que sea escuchada y respetada", asegura.

El especialista explica que dentro de las muchas opciones que puede elegir la mujer dentro de un hospital, cuenta con la seguridad de saber que si algo va mal el quirófano está detrás de la puerta "algo que no tienes en tu casa y mucho menos en el mar". "Las mujeres ahora pueden elegir si quieren o no anestesia epidural, si quieren parir sentadas o en el agua... son muchas las opciones y en un entorno que ahora adaptamos para que tenga el ambiente de un hogar, pero siempre en un hospital donde se abre la puerta de la sala de parto y hay una UCI de neonatos, un pediatra, un cirujano, agujas, instrumental..., en definitiva medios para lidiar con cualquier emergencia que pueda surgir".

"Las mujeres pueden elegir si quieren o no anestesia, si quieren parir sentadas o en el agua... pero siempre dentro de un hospital con medios para lidiar con una emergencia"



Adaptación del entorno hospitalario


Este ginecólogo del Hospital San Juan de Dios de Córdoba explica que hacer más humano un parto no pasa solo por individualizar el plan de parto, sino que saben que se debe volver más cálido el entorno. "Podemos hacer más humano el paritorio dentro del propio hospital y que las habitaciones sean más hogareñas, como en los países nórdicos, pero siempre en un lugar que garantice el bienestar de la madre y el bebé".
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.