21 nov 2018 | Actualizado: 18:40

"Comer grasa no engorda": Un polémico informe enfrenta a los nutricionistas

Un estudio médico británico recomienda cortar con los hidratos y carga contra la industria alimentaria

El estudio desecha por completo la idea de contar calorías.
"Comer grasa no engorda": Un polémico informe enfrenta a los nutricionistas
sáb 28 mayo 2016. 12.00H
Redacción
En la película ‘El Dormilón’ de Woody Allen, el protagonista, tras ser resucitado en el futuro después de varios siglos criogenizado, es sometido a una serie de pruebas médicas. Un doctor le pregunta por su dieta y cuando el personaje interpretado por el actor neoyorquino le habla de ensaladas y de comida vegetariana, éste le espeta: “¿¡No conocían ustedes el jamón!?” Otro médico corrige al primero: “Es que en aquel entonces pensaban que esos alimentos eran saludables”.

El futuro que anticipaba el film de Allen podría estar ya aquí. Al menos, si seguimos las recomendaciones de los autores de un estudio titulado ‘Eat fat, cut the carbs and avoid snacking to reverse obesity and type 2 diabetes’ (Come grasa, corta los hidratos y evita el picoteo para revertir la obesidad y la diabetes de tipo 2).

El informe, sustentado en 43 investigaciones previas, ha desatado un terremoto entre los nutricionistas, tanto por la firmeza con la que defiende una tesis que cada vez más expertos comparten, como por los ataques frontales que lanza contra las instituciones de salud pública.

El informe, publicado por el Foro de la Obesidad británico (NOF, por sus siglas en inglés), mantiene que las dietas bajas en grasas y colesterol, tal y como están planteadas ahora mismo, pueden tener “desastrosas consecuencias para la salud”. También mantiene que las instrucciones sobre nutrición que dan las instituciones están determinadas por los intereses de la industria alimentaria, cuya influencia representa “una significativa amenaza para la salud pública”.

“La promoción de la comida baja en grasas es el mayor error en la historia médica moderna, y ha tenido consecuencias devastadoras”, defiende el informe, según el cual “comer grasa no engorda” y contar calorías es algo que se debería dejar de hacer “inmediatamente”.  El azúcar queda absolutamente proscrito, ya que, según explica, “su valor nutricional es cero y debería ser considerado un aditivo, un capricho decadente (sic), no un alimento”.

Volver a los alimentos naturales

Los autores proponen retornar a las “comidas naturales”; es decir, a la carne, al pescado, a los lácteos o incluso a las comidas altas en grasas como el aguacate, con un alto contenido en ácido oleico. "Una dieta alta en grasas saludables y, sobre todo, baja en carbohidratos es preferible a otra baja en grasas para perder peso y mantener una mejor salud cardiovascular", defienden.

Bajo el epígrafe de “no puedes quemar una mala dieta”, el informe carga contra la idea de que la salud nutricional consiste en quemar más calorías de las que se ingiere, ya que los hidratos, aun teniendo menos calorías que las grasas aportan menos nutrientes. Además, se mantiene que los enfermos de  diabetes de tipo 2 deben eliminar de su dieta todas las comidas etiquetadas como “bajas en grasas”, “light” o “bajas en colesterol”, ya que suelen tener un contenido elevado en carbohidratos.

La industria alimentaria ha reaccionado airada al informe y ha contraatacado con otros estudios, tachando de irresponsable al NOF por alarmar a la población y sobre todo, por inducirla a confusión, ya que, al hablar de grasas en general no se da a entender que se refieren en concreto a las vegetales. Los defensores del informe, se parapetan tras un argumento 'de peso': “cada vez hay más gente haciendo dieta y cada vez hay más obesidad”. Parece que, sea lo que sea, algo no se está haciendo bien en materia de nutrición.

Accede al informe 'Eat fat, cut the carbs and avoid snacking to reverse obesity and type 2 diabetes'
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.