19 nov 2018 | Actualizado: 18:10

El 63% de artritis psoriásicas tratadas con biológicos está controlada

Consigue reducir su impacto al 'Estado de Mínima Actividad'

Rubén Queiro, del HUCA.
El 63% de artritis psoriásicas tratadas con biológicos está controlada
lun 03 octubre 2016. 14.30H
Redacción
Un 62,7 por ciento de los pacientes que se trata con fármacos inhibidores del TNF en monoterapia (un tipo de agentes biológicos), logra mantenerse en ‘estado MAE’ o de ‘mínima actividad de enfermedad’, esto es, con la manifestación más reducida dentro de lo posible, según los datos de una investigación.

El trabajo lo han llevado a cabo 25 servicios de Reumatología españoles con 238 adultos diagnosticados de artritis psoriásica (APS), con al menos un año de evolución de la enfermedad y que estaban siendo tratados con terapia biológica o bien con fármacos antireumáticos modificadores de enfermedad (FAME; o con ambas estrategias a la vez).

Titulado Maap Prevalencia y factores predictores del estado de Mínima Actividad de Enfermedad (MAE) en población española con Artritis Psoriásica, se ha presentado en el marco del 10º Congreso Internacional sobre Espondiloartropatías, celebrado en Gante (Bélgica).

El estudio ha revelado que cerca del 60 por ciento de los pacientes con AP en España pertenece al grupo denominado MAE, que se define como un estado de la actividad de la enfermedad aceptable durante el tratamiento.

En relación con esto, Rubén Queiro, de la Unidad de Reumatología del Hospital Central de Asturias (HUCA) y coordinador nacional del estudio MAAP, ha asegurado que “esto implica que este tipo de terapias biológicas ejercen un adecuado control de los síntomas y signos de AP, muchas veces sin necesidad de combinarlos con otros FAME, lo que redunda en una mayor comodidad y seguridad terapéutica para los pacientes”.

Además, el especialista ha añadido que “como principal novedad, hemos podido observar que aquellos pacientes que alcanzan un estado MAE tienen un impacto físico y emocional muy bajo, de forma que la MAE se convierte en uno de los principales objetivos a alcanzar en el manejo terapéutico de esta población”. En este sentido, los pacientes que alcanzan el estado MAE perciben que la enfermedad repercute muy poco en aspectos que se relacionan con su calidad de vida.

Factores asociados al riesgo de enfermedad

Por otro lado, el estudio también ha permitido identificar algunos factores asociados a una mayor o menor probabilidad de alcanzar este estado de la enfermedad, lo que es de gran ayuda a la hora de orientar a los especialistas en la planificación asistencial y el manejo de estos pacientes.

Asimismo, Queiro ha señalado que “los pacientes que alcanzaron un estado de MAE tuvieron un bajo impacto de la enfermedad evaluado por el cuestionario Psaid (Psoriatic Arthritis Impact of Disease), lo que nuevamente resalta la relevancia de la MAE como objetivo terapéutico esencial en el manejo de la AP”.

“Diversos estudios han demostrado que los pacientes que siguen un tratamiento con terapias biológicas cubren mejor todo el espectro de la enfermedad y desarrollan un menor daño estructural en comparación con los que sólo emplean FAME tradicionales para el control de su proceso”, ha declarado Queiro.

A pesar de las novedades presentadas en este estudio, el experto ha comentado que “actualmente la MAE sigue siendo uno de los principales retos y objetivos de tratamiento en AP”.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.