Redacción Médica
24 de septiembre de 2018 | Actualizado: Domingo a las 18:00
Sociosanitario > Responsabilidad

España condona la deuda a tres países africanos para que inviertan en salud

Camerún, República Democrática del Congo y Etiopía invertirán 15,5 millones a luchar contra VIH, malaria y tuberculosis

Jóvenes camerunesas en un programa de información sobre el Sida.
España condona la deuda a tres países africanos para que inviertan en salud
Redacción
Miércoles, 29 de noviembre de 2017, a las 18:30
El Ministerio de Economía español acaba de llegar a un acuerdo con Camerún, República Democrática del Congo (RDC) y Etiopía para canjear la deuda de 36 millones de euros por programas de salud apoyados por el Fondo Global. En concreto, serán 15,5 millones de euros de fondos propios que los países destinarán a la lucha contra el sida, la tuberculosis y la malaria. 

Estos acuerdos se enmarcan dentro de la iniciativa Debt2Health (D2H), que ha promovido ya cinco acuerdos con Alemania y Australia entre 2007 y 2011 movilizando casi 200 millones de euros. España se convierte en el tercer acreedor en sumarse al programa. 

Según recoge el diario El País, el mecanismo de financiación moviliza los recursos existentes en los países en vías de desarrollo y los canaliza hacia programas de salud nacionales que podrán mantenerse más allá del acuerdo de cancelación de deuda. Gracias a éste, Camerún invertirá 9,3 millones de euros en programas contra el VIH; Etiopía 3m2 millones de euros en reforzar su sistema de salud y RDC 3m4 millones de dólares contra la malaria. 

Dinero propio

Un aspecto clave de la iniciativa D2H es que el dinero procede de los propios países en los que se implementarán sus programas, una manera de que apliquen una mayor responsabilidad, según ha declarado Christoph Benn, director de Relaciones Externas del Fondo Global. 

El contrapunto a la iniciativa está también en los incentivos que aporta a cada una de las partes. En el caso de España, podría computar como Ayuda Oficial al Desarrollo (AOD), donar unos recursos que de otro modo serían difícilmente recuperables e implementar compromisos políticos en materia de salud global.