Las nuevas técnicas radiológicas logran detectar la enfermedad hepática más común, donde el radiólogo es clave

La detección precoz del hígado graso no alcohólico, posible con ultrasonido
El hígado graso no alcohólico es la enfermedad hepática más común, caracterizada por la acumulación de triglicéridos hepáticos y resistencia a la insulina.


12 jun 2022. 11.00H
SE LEE EN 3 minutos
Las nuevas técnicas radiológicas de ultrasonidos sobre cuantificación de acumulación de grasa permiten detección temprana del hígado graso no alcohólico (Nafld), según José Ángel Jiménez Lasanta, del Hospital GTIP de Badalona- Barcelona, especialista en radiología y especialmente de ultrasonidos que ha participado en el 36 Congreso de la  Sociedad Española de Radiología Médica (SERAM) y XXXI CIR y que  one de manifiesto la importancia de la detección precoz de dicha acumulación de grasa por el día internacional de la esteatohepatitis no alcohólica (NASH), ya que es la forma de continuidad en gravedad hacia la cirrosis, la más grave de la enfermedad del hígado graso (Nafld).

El hígado graso no alcohólico es la enfermedad hepática más común, se caracteriza por la acumulación de triglicéridos hepáticos y resistencia a la insulina, se observa en aproximadamente el 30 por ciento de la población general y se asocia con varias comorbilidades metabólicas que son el factor de riesgo para enfermedades cardiovasculares. Todo ello hace fundamental la detección de la enfermedad, especialmente en sus fases de reversibilidad.

El médico radiólogo es clave, por la detección, progresión de la técnica y seguimiento de ensayos clínicos para tratamientos específicos. La ecografía se posiciona como técnica multiparamétrica cada vez más utilizada, partiendo de un estudio morfológico, doppler, contraste, elastografía y coeficiente de atenuación (unificación de la grasa).

Según José Ángel Jiménez Lasanta, ponente del 36º Congreso de la SERAM y XXXI CIR “En concreto, la cuantificación y la estadificación de esteatosis por ecografía tiene la ventaja de que no se usan radiaciones ionizantes, es más asequible económicamente, transportable, reduce otro número de exploraciones como la biopsia hepática por lo que disminuye el gasto; aunque es operador dependiente, respecto a otras técnicas. Además, puede prevenir la evolución de la cirrosis tratándola cuando está en fases precoces de esteatosis, de ahí la importancia de su cuantificación y la estadificación”.

Factores de riesgo del hígado graso no alcohólico


Existen varias técnicas según la tecnología utilizada, pero las que entran dentro del contexto del estudio multiparámetrico hepático por ecografía y que incluye desde un estudio morfológico del mismo, pasando por la elastografía y el estudio de atenuación o de cuantificación de grasa , con buenos resultados en las últimas publicaciones científicas en relación con los hallazgos histológicos por biopsia, “aunque la resonancia magnética (RM) y tomografía computarizada (TAC) también pueden ser utilizadas para la detección de grasa en el hígado”, puntualiza Jiménez.

Los principales factores de riesgo de la Nafld son: obesidad (sobre todo visceral), diabetes mellitus tipo 2, dislipidemia, síndrome metabólico y síndrome del ovario poliquístico. Entre los factores de riesgo se enumeran también se encuentran el hipotiroidismo, hipopituitarismo, hipogonadismo, apnea del sueño, estado tras pancreatoduodenectomía y psoriasis.

 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.