17 de febrero de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Psiquiatría

Una prueba neurobiológica con videojuegos mejora el diagnóstico del TDAH

Varios científicos catalanes validan la vergencia cognitiva como marcador del trastorno

En el estudio participaron niños con TDAH y otros sin ningún trastorno.
Una prueba neurobiológica con videojuegos mejora el diagnóstico del TDAH
Redacción
Miércoles, 07 de febrero de 2018, a las 09:10
Científicos catalanes han validado la eficacia diagnóstica de una prueba neurobiológica no invasiva, que se basa en un videojuego, y que reduce el tiempo de diagnóstico del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) en niños al mismo tiempo que aumenta su objetividad.

Un equipo del Hospital de Mataró (Barcelona), en colaboración con la Universitat de Barcelona (UB) y la Institución Catalana de Investigación y Estudios Avanzados (Icrea), desarrollaron este trabajo que ha publicado la revista Journal of Attention Disorders, y que avanza en el diagnóstico de un trastorno que no contaba con una prueba objetiva y específica.

En el estudio, un grupo de niños con TDAH, otro de niños sin ningún trastorno, y otro con otros trastornos de atención o aprendizaje, hicieron una serie de ejercicios en un ordenador durante unos diez minutos. En ese tiempo se grababa el movimiento de sus ojos −eye tracking− y los datos se analizaban a través de algoritmos basados en ordenadores que aprenden −machine learning−.

Los niños con TDAH mostraron una disminución significativa en los movimientos oculares, que se diferenciaban "claramente" de niños con otro tipo de trastornos y los sanos.

La vergencia cognitiva, un nuevo marcador

Cuando se fija la atención en alguna tarea que hay que realizar, los ojos hacen un pequeño movimiento rápido e involuntario, llamado vergencia ocular, y que se modula de forma automática en función de la atención con la que la persona se concentra.

Científicos de la UB y la Icrea ya habían descubierto que la vergencia ocular podía ser un marcador del TDAH porque su modulación era inferior en niños diagnosticados que la de otros sin este trastorno. La llamaron "vergencia cognitiva".

El estudio actual, realizado por el equipo de Salud Mental del Consorcio Sanitario del Maresme, ha demostrado que la vergencia cognitiva resulta una herramienta válida, específica, no invasiva y accesible que aporta objetividad y fiabilidad al diagnóstico clínico de este trastorno.