23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:10
Especialidades > Psiquiatría

Tomar broncodilatadores en el embarazo eleva 1,3 veces el riesgo de TDAH

Según un estudio que parte de una muestra de medio millón de mujeres

Los niños de madres que han tomado medicación contra el asma o la EPOC durante la gestación tienen un riesgo mayor de desarrollar el trastorno, según la investigación.
Tomar broncodilatadores en el embarazo eleva 1,3 veces el riesgo de TDAH
Jueves, 16 de febrero de 2017, a las 09:15
El uso de broncodilatadores prescritos por el médico en el embarazo eleva 1,32 veces el riesgo de que el futuro niño padezca trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), según concluye un estudio recién publicado en European Child & Adolescent Psychiatry.

Para tratar de ver qué sucedía con la administración a la madre de estos medicamentos, conocidos como beta agonistas adrenérgicos (B2AA, por sus siglas en inglés), los médicos tomaron los datos de una muestra muy amplia, en concreto de 672.265 niños nacidos entre 1998 y 2008 en Dinamarca.

Se los clasificó, acto seguido, en función de si sus respectivas madres habían sido medicadas, durante el embarazo, con B2AA prescrito por sus médicos contando desde 30 días antes de la concepción hasta el momento del parto. Después, se comprobó cuáles de ellos habían desarrollado, tras nacer, el trastorno y cuáles se habían librado de él.

Así las cosas, en total se detectaron 25.434 niños de la muestra inicial cuyas madres, en efecto, habían recibido esa clase de fármacos durante la gestación. Se aplicaron los ajustes estadísticos necesarios y se descubrió el dato: esos menores se exponían a 1,32 probabilidades más que el resto de padecer el desorden.

Tres grupos analizados aparte

Para fortalecer la conclusión, los autores del trabajo hicieron otros cálculos de forma paralela. Ampliaron el intervalo de tiempo en que se tenía en cuenta la exposición de las madres a los broncodilatadores a dos años antes de la concepción y hasta el parto.

Además, separaron esta otra muestra en tres grupos: madres expuestas al medicamento antes y durante el embarazo y también combinando las dos circunstancias.

De este modo, llegaron a resultados similares: 1,31 probabilidades más de padecer TDAH en el primer grupo (madres que tomaron el fármaco antes de la gestación); 1,38 en caso de que lo hicieran durante el embarazo, y 1,3 si lo tomaron tanto antes como durante el proceso.

La investigación también desvela, sin embargo, que no existe esa misma relación si la madre se medica con esta clase de fármacos por un historial prolongado de asma, y no los toma por otras razones, y de forma aislada, durante la gestación (que es lo que se vigila en este estudio).