Redacción Médica
19 de septiembre de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 19:15
Especialidades > Psiquiatría

Reino Unido publica una guía para el tratamiento del trastorno alimentario

El Instituto de Salud recomienda el abordaje multidisciplinar y la coordinación de diferentes servicios

La publicación ve imprescindible la terapia cognitivo-conductual.
Reino Unido publica una guía para el tratamiento del trastorno alimentario
Redacción
Martes, 24 de octubre de 2017, a las 13:30
El Instituto Nacional de la Excelencia para la Salud y la Atención del Reino Unido (National Institute for Health and Care Excellence, NICE) ha presentado la guía de práctica clínica para la evaluación y el tratamiento de los trastornos de alimentación bajo el título Eating disorders: recognition and treatment.

La publicación está dirigida al profesional sanitario que trabaje con personas con este tipo de trastornos, así como a familiares o cuidadores. Reúne recomendaciones para la evaluación, el tratamiento, el seguimiento y la atención de niños, jóvenes y adultos con anorexia nerviosa, trastorno por atracón, bulimia nerviosa y otros trastornos de alimentación.

Entre otros aspectos, el NICE reconoce la importancia de incluir la evaluación de la salud mental y la atención de la familia y los cuidadores de las personas con trastornos de alimentación, debido a la importante fuente de estrés que supone el cuidado de estas personas. Asimismo, sugiere considerar la evaluación de las necesidades emocionales, educativas, laborales y sociales de este tipo de pacientes.

El aspecto psicológico, base de la terapia

En el tratamiento de los diferentes trastornos de alimentación, recomienda el abordaje multidisciplinar y la coordinación entre los diferentes servicios. El instituto ve imprescindible el tratamiento psicológico, en especial la terapia cognitivo-conductual. Este debe orientarse a reducir el riesgo de problemas de salud física y de otros síntomas asociados a la anorexia, promover hábitos de alimentación saludable y alcanzar un peso corporal saludable. Además, debería personalizarse a cada paciente en relación con los procesos implicados en el mantenimiento de la conducta problemática, incluir la explicación de los riesgos para la salud de la malnutrición y contemplar la mejora de la auto-eficacia del paciente.

Por el contrario, la guía desaconseja el uso de terapias físicas, como la estimulación magnética transcraneal, la acupuntura o el yoga.