La terapia electroconvulsiva en el embarazo: eficaz, rápida y segura

José Manuel Crespo ha explicado los pros de esta terapia durante el XXII Congreso Nacional de Psiquiatría

José Manuel Crespo, facultativo especialista del Hospital de Bellvitge.
La terapia electroconvulsiva en el embarazo: eficaz, rápida y segura
jue 26 septiembre 2019. 18.30H
La terapia electroconvulsiva (TEC) puede ser eficaz y rápido para el inicio de acción del tratamiento sobre diversas enfermedades psiquiátricas, como la esquizofrenia o los episodios depresivos moderados o severos. Incluso en mujeres embarazadas.

José Manuel Crespo, facultativo especialista del Hospital de Bellvitge, ha hablado sobre la 'Intervención de la Terapia Electroconvulsiva durante el Embarazo' en el seno del 'Curso de Prevención de la Depresión Postparto' que ha tenido lugar durante el XXII Congreso Nacional de Psiquiatría en Bilbao

La terapia electroconvulsiva es un procedimiento que se lleva a cabo con anestesia general y que consiste en pasar pequeñas corrientes eléctricas a través del cerebro, para que haya una convulsión breve. "Se usa porque es un tratamiento que tiene un efecto muy rápido y por su tasa de eficacia", ha segurado.

Crespo ha respondido a algunas de las dudas que pueden surgir sobre la utilización de esta terapia en embarazadas. Principalmente, si se puede utilizar (sí), pero también sobre cuáles son las indicaciones, si tiene riesgos, y si su aplicación en el embrazo tiene algún aspecto diferencial

"El TEC sirve para algunas patologías, pero no para todas. Tienes que encontrarte a una embarazada que tiene la patología con indicación para la terapia, básicamente trastornos del estado de ánimo; después hacer un balance del riesgo-beneficio, viendo lo que puede suponer, teniendo en cuenta la comparación con el tratamiento farmacológico y los riesgos que tiene no tratarla; y hacer un consentimiento informado". También hay que hacer evaluaciones previas y realizar la terapia en una Unidad de TEC especializada. 

En concreto, el psiquiatra ha señalado durante su exposición que las indicaciones de la TEC en el embarazo son los episodios depresivos moderados o severos, cuando hay una ausencia de respuesta a fármacos antidepresivos por vía oral o si existe una situación clínica que requiera una mejoría rápida (suicidios, riesgo de malnutrición o deshidratación agitación...). También cuando se da un cuadro catatónico en un trastorno mental, un episodio maníaco, esquizofrenia con síntomas afectivos predominantes, trastorno esquizoafectivo o haber tenido psicosis postparto. 


Necesidad de tratar la depresión en el embarazo


En general, el 23 por ciento de las mujeres con trastorno bipolar tienen episodios afectivos durante el embarazo y un 52 por ciento durante el postparto. En mujeres con trastorno depresivo mayor, un 4,6 por ciento tienen estos episodios durante el embarazo y un 30 por ciento en el postparto. 


"No tratar la depresión durante la gestación conlleva riesgos"


No tratar la depresión durante la gestación conlleva riesgos. Por ejemplo el mal cuidado de la mujer, en el que se incluye la mala alimentación; el incremento de riesgo de trastorno por uso de sustancias; peor calidad en los cuidados sanitarios durante el embarazo; o el incremento del riesgo de depresión postparto y de enfermedades como la hipertensión, la diabetes o la pre-eclampsia. 

También ha explicado que hay riesgos para el bebé: se incrementan los nacimientos antes de tiempo, por lo que pueden nacr con bajo peso, baja circunferencia cefálica o puede haber puntuaciones Apgar bajas. 


Bajos efectos adversos 


Además, Crespo ha indicado que los efectos adversos de la TEC durante el embarazo son bajos y hay herramientas para prevenirlos. "Hay escasos datos y son heterogéneos, mientras que no existen con alto nivel de evidencia", ha explicado. Además, ha señalado que los efectos adversos que se presenten durante la gestación por esta terapia son los propios que esta tiene en cualquier otro tipo de paciente. 

"Alrededor del 10 por ciento de los pacientes que realizan TEC durante el embarazo presentan un efecto adverso que implique una intervención sobre la madre o sobre el feto", ha añadido. 

Los riesgos, principalmente, están relacionados con el estímulo eléctrico y la convulsión. Puede darse un parto prematuro, ya que durante la TEC existe un incremento de las hormonas que aumentan las contracciones uterinas. Los factores de riesgo son la fiebre, la deshidratación y la hipoxia. Para prevenirlo, ha señalado que se debe hacer una monotorización fetal y uterina durante el procedimiento. También existe riesgo de desprendimiento de placenta que debe prevenirse con un control estricto de la tensión arterial.

En cuanto al feto, durante la TEC hay un incremento de la actividad motora que no le daña, pero puede aparecer una situación de hipoxia de la madre que sí le lesione en pacientes con tiempo de convuslión largos. La prevención pasa por la pre-oxigenación y por evitar esta hipoxia mediante la monotorización. 

TEC en depresión durante el embarazo


Si se ha hecho el consentimiento informado incluyendo al feto, hay indicación en función del riesgo / beneficio, hay evaluacioens previas rigurosas y se cuenta con una Unidad de TEC especializada, donde se pueda llevar a cabo una intervención muldiscipliar entre Psiquiatría, Anestesiología, Ginecología, Enfermería y matrona o Pediatría si procede, entonces se puede realizar el TEC durante la depresión en el embarazo.

Durante su intervención, Crespo también ha hablado del papel del psiquiatra en toda la terapia, ha puesto de ejemplo un caso clínico y ha hablado de guías de buenas prácticas en la terapia. La conclusión es que sí: se puede utilizar y, en muchos casos, se antepone a alternativas farmacológicas.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.