29 de junio de 2017 | Actualizado: Jueves a las 17:40
Especialidades > Psiquiatría

La respuesta al tratamiento marca la certeza diagnóstica en el TDAH

Tres psiquiatras valoran el libro de Allen Frances

El psiquiatra estadounidense Allen Frances.
La respuesta al tratamiento marca la certeza diagnóstica en el TDAH
Jueves, 19 de enero de 2017, a las 09:10
Diversos psiquiatras han apuntado a la respuesta al tratamiento del trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH) para rebatir las críticas del famoso exdirector de la cuarta edición del manual diagnóstico de enfermedades mentales (DSM-IV), Allen Frances, en su libro de divulgación '¿Somos todos enfermos mentales. Los abusos de la Psiquiatría'.

En la obra, el psiquiatra estadounidense critica el excesivo diagnóstico de alteraciones mentales como, por ejemplo, el TDAH, al que señala de forma específica por el aumento de su prevalencia tanto en Estados Unidos como en Europa en las últimas décadas.

Pero los especialistas españoles consultados por este periódico rara vez secundan la interpretación de Frances, aunque algunos reconocen que, en efecto, se ha producido un número de casos etiquetados como TDAH demasiado elevado.

“Que hay un sobrediagnóstico es indudable, pero existe más discusión en torno al tratamiento porque hay niños a los que, realmente, el tratamiento farmacológico los ayuda mucho; pero también, seguramente, se está utilizando ese tratamiento de manera excesiva”, reflexiona para Redacción Médica el jefe del Servicio de la especialidad en el Ramón y Cajal de Madrid, Jerónimo Saiz.

“Si no hay mejoría importante, no lo prescribo”

En cambio, el jefe del Servicio de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital del Henares de Coslada (Madrid), Javier Correas, niega que exista, al menos en España, un sobrediagnóstico del trastorno “desde el punto de vista epidemiológico”.

“En todo caso habrá malos diagnósticos –subraya–; hay, eso sí, un componente de subjetividad a la hora de discernirlo que no se da en otras patologías donde existe una prueba específica. Pero lo mismo sucede en las otras enfermedades mentales como la propia esquizofrenia”, matiza.

Preguntado por Allen Frances, Correas apunta que, en cualquiera de los casos, “no prescribimos el tratamiento si el paciente o sus padres se oponen; por el contrario, les decimos que, si no observan una mejoría importante en el niño, el fármaco no tiene sentido”.

Por su parte, otro colega de ambos, el jefe de Sección de Psiquiatría Infanto-Juvenil del Hospital Clínico de Zaragoza, Pedro Manuel Ruiz, lamenta que Frances se atreva a poner en duda la identificación “de un trastorno con incuestionables bases biológicas y descrito desde  hace mucho tiempo por parte de médicos libres de todo conflicto de intereses, incluido el de la industria farmacéutica”.

“Allen Frances ha dejado de controlar un negocio muy rentable, como es el DSM, que es un referente clasificatorio muy válido para los psiquiatras pero que también reporta muchos beneficios económicos a sus autores, por ejemplo en la edición de manuales y libros”, ha criticado.

Ruiz censura, además, la actitud de Frances en su libro porque aventura “una epidemia de diagnósticos erróneos de TDAH cuando, en tres años desde la publicación de la última edición, no ha pasado nada parecido”.