Redacción Médica
18 de julio de 2018 | Actualizado: Miércoles a las 10:40
Especialidades > Psiquiatría

Evitar castigos severos en niños con TDAH mejora su desarrollo emocional

Los autores del estudio recomiendan a los padres formarse en técnicas de enseñanza positivas

Según una investigación de la Ohio State University.
Evitar castigos severos en niños con TDAH mejora su desarrollo emocional
Redacción
Martes, 16 de enero de 2018, a las 15:30
Evitar los castigos severos en niños con trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), resulta beneficioso para este colectivo. De hecho, un nuevo estudio de la Ohio State University asegura que reducir los gritos, críticas y enfoques crueles o negativos por parte de los padres a la hora de corregir a sus hijos con TDAH, es fundamental para mejorar su salud emocional y calmarlos.

Los autores del estudio evaluaron los marcadores fisiológicos de la regulación emocional en niños en edad preescolar con TDAH antes y después de una intervención de los padres. Los cambios en la gestión de los problemas con sus hijos, incluyendo reducir los gritos y la disciplina física, supusieron importantes mejoras en la regulación biológica de estos menores.

"Este es el primer estudio que demuestra que una educación paternal mejorada tiene consecuencias biológicas en los niños", afirma Theodore Beauchaine, autor principal del estudio y profesor de Psicología en Ohio.

"La educación paternal mejorada tiene consecuencias biológicas en los niños"



Prevenir futuros comportamientos delictivos

"La idea es cambiar la dinámica familiar para que estos niños altamente vulnerables no se encuentren con grandes problemas en el camino, incluyendo la delincuencia y el comportamiento criminal", señala.

Los padres de 99 niños en edad preescolar con TDAH recibieron formación, la mitad durante 20 sesiones semanales de dos horas y la otra mitad durante 10 sesiones similares. Los padres adquirieron habilidades como la resolución de problemas y técnicas de enseñanza positivas. Mientras tanto, sus hijos se reunieron con terapeutas que reforzaron su gestión emocional y el manejo de la ira.

Antes de que comenzara el entrenamiento, los padres (generalmente las madres) y sus hijos participaban en sesiones de juego que incluían un ejercicio de construcción de bloques intencionalmente frustrante.

Durante el ejercicio, los niños fueron atados a equipos que registraron su actividad cardíaca. Los patrones anormales de la actividad cardíaca son comunes entre los niños que tienen problemas para controlar sus emociones, incluidos algunos niños con TDAH, apunta Beauchaine.

Evitar interacciones negativas

Después de que se completó el entrenamiento de los padres, los investigadores hicieron que las familias regresaran al laboratorio para realizar nuevas pruebas para determinar si las sesiones de entrenamiento provocaron cambios en la actividad de los padres y en el corazón entre los niños.

Se descubrió que la reducción de la agresividad y severidad de las reprimendas mejoraban la función biológica en los niños. "Las interacciones negativas entre padres e hijos tienen un gran efecto en los niños", asevera Beauchaine, quien subraya que observar este cambio en "tan solo 20 semanas es algo sorprendente”.