Redacción Médica
16 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 18:50
Especialidades > Psiquiatría

El TDAH se acompaña de alteración alimentaria o incluso la produce

Algunos desórdenes alimentarios, además, expresan clínica de déficit de atención e hiperactividad

La psiquiatra Montse Pàmias, especializada en el tratamiento del TDAH en comorbilidad con el TCA.
El TDAH se acompaña de alteración alimentaria o incluso la produce
Jueves, 17 de noviembre de 2016, a las 09:30
El trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) a menudo se acompaña de desórdenes alimentarios paralelos o incluso los produce. Al mismo tiempo, alteraciones de la conducta alimentaria expresan síntomas de hiperactividad que no deben confundirse con el TDAH.

Esta triple diferencia en la clínica de los pacientes ha sido recalcada a Redacción Médica por la psiquiatra Montse Pàmias, quien ha llamado la atención sobre el carácter bidireccional del proceso.

“Se da la circunstancia de que un trastorno de conducta alimentaria, en concreto un cuadro de anorexia restrictiva con muy bajo índice de masa corporal, refiere clínica de déficit de atención e hiperactividad sin que se trate de un TDAH –de hecho, al recuperar el paciente el peso desparecen los síntomas–”, ha razonado.

Al mismo tiempo –prosigue– un TDAH da pie per se a más riesgo de obesidad y otras alteraciones inespecíficas (no tanto la anorexia y la bulimia). Y, por último, el TDAH tratado con fármacos deriva en ocasiones, por efecto de éstos, en patología alimentaria vinculada a pérdida del apetito, lo que hace que, en ese caso concreto, el médico deba optar por el medicamento más apropiado (por ejemplo, la atomoxetina, que influye menos en las ganas de comer del enfermo).

Esta serie de circunstancias clínicas ha sido estudiada en dos ensayos recientes dados a conocer por los psiquiatras Francisco Ferre y Pedro Ruiz durante el XII Congreso Hispano Latinoamericano de Trastornos de la Conducta Alimentaria celebrado en Barcelona.

Este foro está organizado, de manera conjunta, por el Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) y la Academia de Desórdenes de la Alimentación (AED, por sus siglas en inglés).