23 de septiembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:10
Especialidades > Psiquiatría

El cerebro masculino es más propenso a padecer autismo

Según revela un estudio que publica 'JAMA Psychiatry'

El trastorno del espectro autista es entre dos y cinco veces más frecuente en varones; ahora, un trabajo confirma el sexo como factor predisponente.
El cerebro masculino es más propenso a padecer autismo
Redacción
Lunes, 20 de febrero de 2017, a las 13:50
Un estudio recién publicado en JAMA Psychiatry ha confirmado que el cerebro de los hombres, por su estructura, se muestra más proclive que el de las mujeres a padecer trastornos del espectro autista (ASD, por sus siglas en inglés).

Este descubrimiento refuerza la hipótesis de que el sexo se comporta como un factor específico de riesgo del trastorno, algo que corrobora la experiencia clínica, de la que se deduce que los hombres padecen la enfermedad entre dos y cinco veces más que las féminas.

Pero nadie había probado, hasta ahora, la relación directa entre un patrón fenotípico del cerebro característico de un determinado sexo –en concreto, se ha medido el grosor de la región cortical con imágenes de resonancia magnética funcional– y las probabilidades de padecer ASD.

Ahora ha hecho lo propio un grupo de investigadores encabezado por el médico Christine Ecker, y ha concluido que, en efecto, el sexo de la persona per se constituye un factor importante a la hora de evaluar el riesgo de padecer el trastorno.

El estudio parte de una muestra de 98 personas, 49 hombres y 49 mujeres, con una media de edad de 27 años y diagnóstico de ASD. Y la compara con un grupo control de 98 individuos sanos (en este caso, 51 hombres y 47 mujeres).

El hallazgo del trabajo reside en que las probabilidades de padecer ASD se elevan, de manera muy significativa, en la medida en que el paciente posee un cerebro acorde con el modelo biológico predeterminado como propio del género masculino.

Mujeres con ‘cerebro masculino’: hasta tres veces más riesgo de autismo

“Incluso entre los sujetos femeninos del estudio portadores de un patrón cerebral anatómico característico del género masculino, las probabilidades de presentar trastorno del espectro autista se revelan hasta tres veces más elevadas que en el caso de las mujeres con un cerebro fenotípicamente femenino”, concluyen los autores.

La propia JAMA Psychiatry dedica un editorial al respecto y subraya la valentía de estos últimos al abordar una cuestión que se consideraba poco menos que un tabú dentro de la especialidad: relacionar características propias de un sexo con la probabilidad de presentar un desorden neurológico o psiquiátrico.