Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Lunes a las 20:10
Especialidades > Psiquiatría

Anorexia y bulimia pueden tener antecedentes de abuso familiar

Kirszman pone de relieve la importancia del abordaje familiar en los trastornos de la conducta alimentaria

La psicóloga Diana Kirszman ha impartido un seminario sobre abordaje familiar del TCA en el ITA.
Anorexia y bulimia pueden tener antecedentes de abuso familiar
Marcos Domínguez
Joana Huertas
Lunes, 15 de enero de 2018, a las 17:20
Las adolescentes que padecen anorexia o bulimia pueden tener antecedentes de abuso en la familia, según la especialista argentina Diana Kirszman, que ha ofrecido un seminario sobre ‘El trabajo con narrativas identitarias en pacientes con trastornos de la conducta alimentaria (TCA) de larga evolución’ en la sede del Instituto de Trastornos Alimentarios (ITA) en Madrid.

"La familia siente que se les está culpando del trastorno alimentario".

Kirszman es coordinadora del Máster Interdisciplinario de Trastornos Alimentarios, Trastornos de la Personalidad y Trastornos Emocionales, y representante para Latinoamérica del Ackerman Institute of Family Therapy. Ha aclarado que estos abusos se refieren a “maltrato en general, si bien el abuso sexual existe en un alto porcentaje de casos”.

La familia es un pilar fundamental del abordaje de la adolescente con problemas de la conducta alimentaria, “forma parte del entramado del TCA”, ha explicado la psicóloga. Su papel tiene que evolucionar a medida que los hijos crecen, “facilitando la construcción de las estructuras autónomas de cada uno de sus miembros”.

Sin embargo, hay familias que obstaculizan el desarrollo de estas estructuras y “por ello se requiere el trabajo con ellas, para ayudarles a modificar de alguna manera estos esquemas de vinculación que presentan”, afirma Kirszman.

Antoni Grau, director científico de ITA; Diana Kirszman y Montse Sánchez, directora general de ITA.


La especialista señala que trabajar con los padres implica que éstas deben aceptar que así sea “porque parece que se les está culpando de que, por ellos, su hija está con esta problemática”. No obstante, no es que sean culpables, sino que “pueden tener antecedentes personales y familiares que no les hace fácil poder flexibilizar ciertos patrones”.

La intervención con la familia de la adolescente con TCA consistirá en “ayudarlos a flexibilizar estos patrones, que son sumamente rígidos hasta el momento, y a través de intervenciones psicoeducativas sentirse comprendidos, lo que permitirá llegar al objetivo de la flexibilización”.

La directora general de ITA, Montse Sánchez, ha destacado la importancia de la formación y actualización de los conocimientos de los profesionales con este seminario pues “nuestras máquinas de trabajo son las personas, no contamos con tecnología, y por eso es tan importante invertir en formación”. Formación enriquecida, apostilla el director científico del Instituto, Antoni Grau, con la presencia de “profesionales internacionales en un foro de debate en el que todos pueden aportar”.

Un momento del seminario impartido por Kirszman.