"Se espera más fracaso escolar con la no presencialidad en niños con TDAH"

La psiquiatra Abigail Huertas explica las dificultades añadidas a las que se enfrentan estos menores con el Covid-19

Abigail Huertas.
"Se espera más fracaso escolar con la no presencialidad en niños con TDAH"
mié 16 septiembre 2020. 11.30H
Los niños han salido bastante perjudicados con la pandemia del Covid-19 no tanto por lo que supone para ellos la infección -tienen una tasa prácticamente de cero en mortalidad y muy pocos necesitan ingreso hospitalario- sino por lo que supone a nivel social y eduativo. Y más aún para aquellos que tienen trastornos como el de déficit de atención e hiperactividad (TDAH). Sobre estos menores, y su vuelta al colegio, ha hablado Abigail Huertas Patón, psiquiatra del Servicio de Psiquiatría Infantojuvenil del Instituto de Psiquiatría y Salud Mental del Hospital General Universitario Gregorio Marañón​.

DIRECTO | Siga aquí toda la actualidad sobre el coronavirus

"En ocasiones, para algunos niños y niñas con graves dificultades, el entorno escolar tal y como está organizado en la actualidad supone un gran estresor. Opciones semipresenciales con apoyo a las familias podrían resultar beneficiosas en algunas personas con problemas graves de salud", asegura a Redacción Médica

"Esta crisis sociosanitaria -prosigue- es una gran oportunidad para pensar si estamos siendo capaces de facilitar a los niños y niñas la educación y atención que merecen. Pero para pensar sobre esto es necesario contar con el apoyo y asesoramiento de profesionales con experiencia y formación que conozcan la realidad de las escuelas, el sistema sanitario y las familias. Los profesionales de Salud Mental Infantojuvenil trabajamos estrechamente en colaboración con los educadores para conseguir que cada niño y niña tenga un desarrollo sano", asegura a Redacción Médica

¿Cuáles son los beneficios de las clases presenciales para un menor con TDAH?

La presencialidad, siempre que los docentes estén preparados y cuenten con suficientes recursos de apoyo, permite por un lado determinar de manera más certera las necesidades educativas de los escolares por parte de sus educadores y por otro evaluar su capacidad de socialización y abordar de forma personalizada las dificultades asociadas al TDAH que puedan interferir en el normal desarrollo emocional de los niños y niñas. 
La necesidad de supervisión y apoyo en la gestión del tiempo hace muy complicada la escolarización en el domicilio por tiempo prolongado.


"Delegar en los progenitores la tarea de ayudar a los escolares con TDAH puede aumentar los conflictos familiares"


Delegar en los progenitores la tarea de ayudar a los escolares con TDAH a cumplir horarios, rutinas, tareas escolares y mantener la atención puede aumentar los conflictos familiares y el desgaste tan habitual en las familias de personas con trastorno. Además, muchas veces tienen algún otro familiar con dificultades o presentan otros problemas socioeconómicos, que podrían también detectarse y abordarse en el entorno escolar.

Por otra parte, la escuela es el principal entorno donde surge la sospecha de TDAH, y suelen ser los primeros en alertar a los profesionales, por lo que acudir a clase facilita una mejor detección y abordaje más precoz del problema.

¿Qué tipo de apoyo puede recibir en el aula que no recibiría a través de clases virtuales?

En el aula es tarea del docente continuar trabajando en la línea que indican los profesionales (entrenamiento en autoinstrucciones, gestión del tiempo, relajación), ayudando a los escolares con TDAH a mantener la rutina de trabajo, organizarse y entregar las tareas cuando corresponde o programar descansos, por ejemplo.

También la presencia del docente permite a los niños y niñas ajustarse a los límites que marca la escuela y la sociedad en general y regular mejor sus emociones e impulsividad al recibir una respuesta de su entorno. Este, a veces, en uno de los mayores problemas en estos niños. Algunos escolares necesitan adaptaciones metodológicas individualizadas para evaluar sus conocimientos, que no es posible realizar telemáticamente en una prueba on line con un tiempo limitado y sin considerar factores ambientales en el domicilio.

Presencialmente el docente evalúa exactamente sus conocimientos, teniendo en cuenta factores de distracción que hayan podido influir en su rendimiento en la prueba. Así, da la oportunidad, por ejemplo, de realizar pruebas orales o leerles los enunciados en alta voz para asegurar que han comprendido la tarea que se les requiere.

En el caso de que se plantee más adelante que los menores vuelvan a casa, ¿qué tipo de perjuicios puede haber para ellos a nivel académico?

Como ya hemos observado durante el periodo de confinamiento por la emergencia sanitaria, las personas con TDAH, como cualquier persona con un trastorno que precisa una atención multidisciplinar a lo largo de la vida, han sido muy perjudicados. Además de retrasarse la detección de este trastorno en algunos niños y niñas al no poder observar su interacción con iguales y su atención y conducta en el aula, algo que perjudica seriamente su desarrollo, han sido incapaces en muchos casos de seguir el ritmo de las clases virtuales.

Tampoco ha sido posible evaluar su competencia cognitiva y la coexistencia ocasional de otros trastornos del neurodesarrollo y del aprendizaje, algo que es imprescindible que se evalúe presencialmente, generalmente aplicando pruebas psicométricas por parte de los departamentos de orientación de los centros docentes. Esto ha dificultado que puedan beneficiarse de las adaptaciones metodológicas que necesitan y en ocasiones ha impedido que se solicite atención especializada.


"Algunos niños se han encontrado cómodos aislados fuera de un entorno que les supone un reto y un estrés, mostrando ahora conductas evitativas"


Lo que hemos visto hasta la fecha ha sido que muchos niños no se han acordado de conectarse a la hora programada o no han sido capaces de resolver las pruebas de evaluación a través de portales web o aplicaciones con tiempo limitado. A pesar de tener conocimientos, han dado respuestas erróneas por impulsividad o errores ortográficos, no tomando posteriormente la iniciativa de contactar con el docente para aclararlo.

Las adaptaciones curriculares que se estaban llevando a cabo previamente no se han aplicado en todos los casos, desmotivando a los alumnos que se veían incapaces de cumplir con las tareas indicadas para todo el grupo de forma homogénea. Al tener dificultades para organizarse y gestionar el tiempo, han necesitado la ayuda de sus padres que, en muchas ocasiones, se han visto desbordados por la falta de tiempo y conocimientos y han visto como sus hijos cuestionaban su autoridad al no tener la conducta de los niños consecuencias académicas.

Además, al reducirse el tiempo que pasan en el aula con su grupo de iguales, algo que les supone una dificultad, algunos niños se han encontrado cómodos aislados fuera de un entorno que les supone un reto y un estrés, mostrando ahora conductas evitativas ante las relaciones sociales.

Es cierto que este curso previo se ha dado la consigna de no tener en cuenta el descenso de rendimiento académico en este último trimestre tan atípico, pero esto no va a ocurrir en cursos venideros por lo que lo esperable es que algunos escolares con TDAH puedan sufrir con la 'no presencialidad' con mayor frecuencia fracaso escolar, problemas de relación con iguales y problemas de convivencia familiar.

¿Habría que tener en cuenta a los menores con el trastorno a la hora de establecer protocolos por si hubiera nuevos confinamientos?

Es imprescindible tener en cuenta a los niños y niñas con enfermedades crónicas y con trastornos del neurodesarrollo de cara a elaborar protocolos de educación semipresencial o telemática. En estos casos la educación tiene que ser lo más personalizada y flexible posible, valorando cuales son las medidas más adecuadas para cada familia en particular teniendo en cuenta la singularidad de cada trastorno.

No siempre es necesario aplicar todas las adaptaciones que determina la ley para todos los niños y niñas, y la única forma de determinar qué necesita cada uno es que la familia, el docente y orientador escolar trabajen en conjunto desde un conocimiento estrecho de cada uno de los niños y niñas con dificultades.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.