Miranza Clínica Muiños advierte que están aumentando las erosiones corneales por lo abrasivo del material piroclástico

Volcán de La Palma: las consultas oftalmológicas crecen un 30%
José Alberto Muiños, director médico de Miranza Clínica Muiños.


28 oct 2021. 18.50H
SE LEE EN 3 minutos
Las consultas oftalmológicas de pacientes con problemas de superficie ocular han aumentando alrededor de un 30 por ciento debido a la erupción del volcán de La Palma.

Así lo destaca José Alberto Muiños, director médico de Miranza Clínica Muiños, referente de bienestar ocular en Canarias, que cuenta con  una clínica en Santa Cruz de Tenerife y centros de consultas en Los Cristianos y Los Llanos de Aridane, una de las zonas afectadas por una de las bocas del Cumbre Vieja.

Según Muiños, “los pacientes con ojo seco, un problema muy común entre la población, son uno de los colectivos que más está notando los efectos del volcán de La Palma sobre la salud ocular”.

La película lagrimal actúa como protección y, cuando existe un déficit de lágrima o esta es de mala calidad, el ojo es más vulnerable ante la irritación provocada por las cenizas y gases tóxicos.

Lo mismo ocurre en personas con alergias oculares previas, también frecuentes en Canarias debido a los ácaros del polvo: “A la inflamación de base de los pacientes con conjuntivitis alérgicas, se suma la derivada del volcán, incrementándose el enrojecimiento ocular, las secreciones mucosas y molestias como sensación de cuerpo extraño, quemazón, escozor, lagrimeo, etc.”, aclara el especialista de Miranza Clínica Muiños. Además, añade que también han aparecido casos de conjuntivitis irritativas, directamente relacionadas con las emanaciones volcánicas.

Erosiones corneales por partículas del volcán de La Palma


Otro motivo de visita al oftalmólogo a raíz de la erupción del volcán de La Palma es la presencia de erosiones corneales, teniendo en cuenta que el material piroclástico puede ser muy abrasivo al entrar en contacto con los ojos, sobre todo en días de vientos fuertes.

Muiños explica que “la córnea es un tejido muy sensible, con una densidad de terminaciones nerviosas hasta 300 veces superior que la de la piel, por lo que incluso pequeños rasguños pueden resultar muy dolorosos”.

Las lágrimas artificiales, una buena alternativa


Para cuidar la salud ocular en el entorno del volcán de La Palma, “la principal recomendación es el uso de lágrimas artificiales (preferiblemente sin conservantes), o en su defecto, suero fisiológico, que también limpia el ojo, pero no lo hidrata”.

En caso de que cualquier partícula entre en el ojo, si no es suficiente con aplicar lágrima o suero para ayudar a arrastrarla, “hemos de lavar con agua abundante, sin ejercer presión sobre el globo ocular, y nunca frotar el ojo, ya que podría agravar la herida”.

Además, es importante no descuidar la visita al oftalmólogo, quien se asegurará de la partícula haya sido completamente eliminada y no haya producido ninguna infección u otras complicaciones”.

Atención al uso de lentes de contacto


Por último, las personas usuarias de lentes de contacto también deben ser especialmente cuidadosas y prescindir de llevarlas, en la medida de lo posible, mientras dure la erupción del volcán de La Palma. “Las lentillas pueden dañarse o ensuciarse con mayor facilidad, además de retener partículas y dificultar que la córnea “respire” y se oxigene, aumentando la irritación y molestias”, concluyen desde Miranza Clínica Muiños.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.