El Servicio de Odontobebé del Hospital HM Nens realiza un estudio con más de 300 niños

Uno de cada cuatro bebés tiene caries de primera infancia severa
Servicio de Odontobebé del Hospital HM Nens


11 may 2022. 17.50H
SE LEE EN 4 minutos
Uno de cada cuatro bebés padece caries de primera infancia severa, según un estudio realizado por el Servicio de Odontobebé del Hospital HM Nens de Barcelona en el que han participado más de 300 pequeños de 0 a 3 años. Durante los últimos 10 años, los especialistas han experimentado un incremento de las consultas a causa de este motivo, cuyo origen sitúan, fundamentalmente, en el aumento de azúcar en la alimentación infantil, el comer a demanda y el déficit de flúor.

La odontopediatra Ruth Mayné, responsable del Servicio de Odontobebé de HM Nens, explica que “a lo largo de los últimos 10 años, los casos de pequeños que llegan a la consulta de Odontopediatría con caries han ido aumentando progresivamente, pero necesitában certificarlo". "Por eso, decidimos poner en marcha este análisis, que, sin duda, ha corroborado nuestras sensaciones. Son varios los motivos que pueden provocar una caries de primera infancia severa y algunos van más allá de las familias. Nosotros podemos educar en salud, pero tiene que mejorarse la gestión del azúcar en la alimentación infantil. En este punto, resulta imprescindible contar con el apoyo de la industria y los gobiernos”, dice. 

Factores de riesgo para caries infantiles


Además del exceso de azúcar, el mantener una dieta poco adecuada en la que el niño coma a demanda y el poco o nulo aporte de flúor constituyen importantes factores de riesgo a la hora de desarrollar una caries de primera infancia severa. En este sentido, Mayné considera que “son dos factores que se han ido imponiendo en la sociedad durante la última década y que no benefician a la salud bucodental de los pequeños. El flúor es el elemento natural que mejor controla la caries y, actualmente en el mercado, no todas las pastas dentales infantiles aportan el flúor necesario, por lo que encontramos niños con un nivel subóptimo de este elemento. Asimismo, el picar entre horas conlleva que se acumulen restos de alimento entre los dientes al no poder cepillarlos después de cada comida”.

Otros problemas bucodentales que afectan a los bebés de manera destacada hoy en día son los traumatismos dentales y las maloclusiones, aunque ninguno de los dos iguala la cifra de la caries de primera infancia severa. La maloclusión tiene un componente genético importante, por lo que es muy probable que, si los padres la padecen o la han padecido, los niños también lo hagan. También se observan trastornos de la erupción dental, tanto en el número como en la forma de los dientes; alteraciones en el frenillo que pueden impedir un correcto o efectivo amamantamiento, infecciones herpéticas, aftas, etc.

Visitar al odontopediatra antes del primer año de vida


Para evitar el desarrollo de estos problemas, la prevención es la mejor estrategia. Así, los bebés deben visitar la consulta del odontopediatra antes del primer año, igual que acuden al pediatra o al oftalmólogo. Ruth Mayné señala que “es muy importante que los pediatras deriven a los pequeños al especialista antes de que aparezcan los primeros dientes y que lo hagan por prevención, no por patología". "En HM Nens, empezamos a cambiar este concepto en 2014 y está empezando a dar sus frutos. Hoy, me atrevo a decir que conseguiremos adultos con una salud bucodental mucho mejor en la que se perderán menos dientes y se llevarán a cabo menos implantes y prótesis porque quienes empiezan a acudir regularmente a la consulta desde niños, siguen haciéndolo de mayores y transmiten esta filosofía a sus hijos”, explica. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.