18 nov 2018 | Actualizado: 18:10

Sólo con transparencia se derriban los tabús contra la sanidad privada

La colaboración entre pública y privada se ve como una "simbiosis necesaria" para la calidad asistencial

Los participantes en la jornada científica sobre colaboración pública y privada.
Sólo con transparencia se derriban los tabús contra la sanidad privada
lun 14 noviembre 2016. 16.00H
Laura Díez
Miguel Fernández de Vega
Pese a las reticencias que han existido siempre respecto a la colaboración entre sanidad privada y sanidad pública, esta cooperación es necesaria para la calidad asistencial del paciente. Esta es la idea principal que han querido destacar los participantes en la sesión científica que ha organizado la Real Academia Nacional de Medicina (RANM) junto con el Instituto para el Desarrollo e Integración de la Sanidad (IDIS). 

Consciente de estos estigmas que supone hablar de sanidad privada entre la sociedad, Luis Mayero, secretario general del IDIS, ha defendido este lunes que desde el nacimiento de la organización hace 6 años llevan intentando trasladar el mensaje de la importancia de la privada en el global de la sanidad. "Para llevar esta idea a profesionales, administraciones y sociedad tenemos que difundir el importante papel de la privada para facilitar una sanidad de calidad a los pacientes. Sabemos que hay muchos muros que romper y sólo se conseguirá con transparencia", ha señalado en su intervención. 

Mayero ha admitido que los salarios de los profesionales en España "no son algo de lo que podamos presumir", aunque defiende que los puestos de trabajo que crea la sanidad privada son empleos de calidad "igual que en la pública", generando unos 300.000 en total. 

Además, ha recordado que la colaboración no es nueva, ya que se ha dado tradicionalmente tres áreas, como las mutualidades, los hospitales de concesión administrativa y las listas de espera. "Sin los 3,5 puntos del PIB de la sanidad privada las cifras generales no se mantendrían", ha explicado. 

Simbiosis para favorecer a la sociedad

Por su parte José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos de Madrid, ha señalado que lo que se pretende con la colaboración es la mejor asignación de recursos para dar mayor valor a la sociedad, y ese valor es la salud. "¿Dónde ponemos el énfasis si queremos beneficiar a la sociedad? Primero en la calidad, después en la seguridad de las actuaciones sobre los pacientes y por último en la eficiencia al asignar recursos a los procesos y al ejecutar esos procesos. Ahí podemos empezar a plantear la simbiosis. La salud es de los ciudadanos, ni pública ni privada. Los servicios sanitarios son patrimonio de la sociedad", ha explicado. 


"La salud es de los ciudadanos, ni pública ni privada. Los servicios sanitarios son patrimonio de la sociedad"



Desde su punto de vista, la sociedad está articulada en asociaciones con influencia en los poderes del Estado. "Estos agentes tienen en sus manos favorecer o dificultar la simbiosis público-privada. Hay que reforzar los valores éticos, la transparencia y los mensajes más claros para favorecer esa simbiosis, que a su vez hará lo propio con la sociedad, que es por lo que trabajamos nosotros", ha sentenciado. 

Hacer más con los mismos recursos

En la presentación de la jornada también ha intervenido Luis Ortiz, presidente de la Academica Médico-Quirúrgica, quien ha explicado que la crisis económica ha supuesto menos tesorería para sanidad, por lo que el primer reto es que sea sostenible. "Queremos muchas cosas pero no miramos quién paga. Tenemos que hacer más con lo mismo, dar más con menos, y es posible hacerlo mejorando la eficiencia. No necesitamos mayores presupuestos si somos capaces de acabar con la ineficiencia", ha afirmado. 

En su opinión, existen ineficiencias en la formación, por el exceso de graduados cada año, a los que "cuesta 12 años formar para que luego pueda tratar a los pacientes" y porque existe un sobrediagnóstico y sobretratamiento. "Hay muchas pruebas que se hacen que no aportan nada y tratamientos con los que llegamos hasta a perjudicar a los pacientes. Si no hay satisfacción en los pacientes y en los profesionales estaremos fracasando en la eficiencia", ha admitido. 

José Soto, Luis Mayero, Luis Ortiz y Luis Pablo Rodríguez

José Soto, gerente del Hospital Clínico San Carlos; Luis Mayero, secretario general de IDIS; Luis Ortiz, presidente de la Academia Médico-Quirúrgica y Luis Pablo Rodríguez, académico de la RANM. 


Ortiz considera que el debate pública o privada es artificial, ya que los recursos deben ser de la sociedad, da lo mismo de dónde procedan. "El sistema que no contemple la sanidad como una sola no funcionará", ha concluido. 

Sostenibilidad pública

Por último, Luis Pablo Rodríguez, académico de la RANM, ha explicado la importancia de la sostenibilidad del sistema sanitario comparando tanto el público como el privado con un club en el que se mantiene el funcionamiento por la solidaridad, que la ejerce "el propio ciudadano, porque no siempre hace uso de lo que le corresponde, teóricamente de modo gratuito. Si alguien recurre a la sanidad privada, le hace un gasto a este sistema pero un ejercicio de sostenibilidad al sistema público". 

Desde su punto de vista, la sanidad privada también ofrece beneficios a la pública, como por ejemplo con las tasas del contrato del médico, la formación del profesional que soporta la industria, el gasto farmacéutico o el material quirúrgico, que también procede de la industria privada. "Si no hay incompatibilidad, el médico podrá trabajar tanto en la pública como en la privada y el paciente escoger. Es tan complejo que no puede ser todo tan ideológico", ha sentenciado. 


Un momento de la presentación de la jornada científica sobre la colaboración público y privada en sanidad.

Un momento de la presentación de la jornada científica sobre la colaboración público y privada en sanidad. 


Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.