Redacción Médica
25 de septiembre de 2018 | Actualizado: Martes a las 17:50
Empresas > Privada

Sanitas La Moraleja supera los 20.000 partos tras una década de actividad

El centro tiene una estancia media de 3,35 días, incluyendo a las madres que han requerido una cesárea

Iñaki Ereño, consejero delegado de Sanitas.
Sanitas La Moraleja supera los 20.000 partos tras una década de actividad
Redacción
Martes, 25 de abril de 2017, a las 17:10
El Hospital Universitario Sanitas La Moraleja ha superado los 20.000 partos tras diez años de actividad del Programa de Parto Humanizado, tal y como ha puesto de manifiesto la compañía a través de un comunicado.

De los 20.000 partos, han registrado 402 partos gemelares, y tienen unas cifras de mortalidad perinatal de 4,01 por cada 1.000 nacidos, mientras que las maternas son de 4,87 por cada 1.000 nacidos. Asimismo, el centro tiene una estancia media de 3,35 días, incluyendo las madres que han requerido de una cesárea (27,2 por ciento del total). Además de esto, Sanitas La Moraleja ha puesto en marcha un Programa de Alta Precoz para que las madres que reúnan las condiciones de seguridad puedan ser dadas de alta y regresar a sus domicilios en el menor tiempo posible, sin permanecer más tiempo del necesario en el hospital.

“Nos sentimos muy orgullosos de haber estado al lado de todas estas personas en un día tan trascendental de sus vidas y de haberles prestado una atención excelente y centrada en sus necesidades y deseos”, ha expresado Eduardo Cabrillo, jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología de este centro.

Como en cualquier actividad médica, la atención ha evolucionado. En el caso de la atención al parto, este progreso ha sido muy notorio. ”Antes la asistencia estaba basada en un ‘todo para el paciente pero sin el paciente’ y hemos avanzado a un planteamiento en el que seguimos dándolo todo por el paciente, pero contando con él en cada paso. Nuestro convencimiento ha sido siempre que cualquier mujer en trabajo de parto –y, naturalmente, en cualquier otra situación- se merece ser tratada con el máximo respeto y que debemos proporcionarle toda la información para que pueda estar implicada en la toma de decisiones”.

Para conseguir que las madres encuentren este espacio de participación y de implicación en sus partos, es preciso contar con el personal adecuado. “Todos los profesionales que trabajamos en el Programa de Parto Humanizado buscamos esa relación de empatía que nos permite conocer sus expectativas y sus necesidades para poder apoyarlas y orientarlas, aportándoles la información clínica en un lenguaje comprensible para que puedan tomar las decisiones que deseen en el marco de su seguridad clínica y la de su bebé, naturalmente”, ha recordado Cabrillo.

Nuevas técnicas obstetricias

En estos diez años de singladura, el Servicio de Obstetricia y Ginecología del centro ha incorporado todos los distintos avances médicos a la práctica diaria. Destaca la introducción de la conservación de células madre del cordón umbilical, las nuevas técnicas de diagnóstico prenatal en sangre materna e incluso técnicas de terapia fetal intraútero.

“Para nosotros es un factor clave en el incremento de la seguridad de la atención a la madre y el bebé. Desde que abrimos nuestras puertas hemos puesto a disposición de nuestros pacientes la analgesia epidural intraparto y el Servicio de Radiología Intervencionista, para la atención de problemas hemorrágicos post-parto, así como la UCI neonatal acreditada para la atención de patologías con el mayor nivel de complejidad”, detalla el jefe del Servicio de Obstetricia y Ginecología.

Uno de los factores que más y mejor ha transformado la atención obstétrica es la mayor formación e información de los padres. “Es muy positivo, sin duda. Una madre mejor informada es clave. La adecuada comunicación entre las mujeres y los profesionales que intervienen en el parto contribuye de manera decisiva a la calidad del proceso asistencial y permite que tanto la madre como el padre tengan esa vivencia inolvidable y positiva del parto de su hijo”.

Desde esta perspectiva, y a juicio de Cabrillo, el hecho de proporcionar información amplia y detallada, procurando intimidad, comprensión, apoyo y respeto, ha permitido a multiplicar la satisfacción de las madres. “Está claro que los padres están ahora mucho mejor preparados y son más críticos porque cuentan con más información. Esto plantea desafíos, claro que sí, pero también oportunidades de mejora. En este sentido creo que es clave que los padres puedan acceder a información de su médico y su matrona durante la gestación para disipar cualquier duda y eliminar cualquier inquietud”.