Los equipamientos se encuentran en el Hospital Quirónsalud Barcelona y en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid

Quirónsalud pone en marcha dos unidades de ensayos clínicos de fase I
Lucia Alonso, Valentina Boni, Pelayo de Merlo, Nerea Moyano, Anthony Tolcher, Leticia del Moral y Josep Tabernero durante la visita a las instalaciones en Madrid.


18 nov 2021. 17.45H
SE LEE EN 2 minutos
El Grupo Quirónsalud ha puesto en marcha dos nuevas unidades de ensayos clínicos de fase I, que se encuentran en el Hospital Quirónsalud Barcelona y en el Hospital Universitario Quirónsalud Madrid, y que coordinará el director médico del IOB Barcelona, Josep Tabernero.

Esto ha sido posible tras el acuerdo alcanzado con Next Oncology y el primer ensayo clínico será dirigido por la doctora Elena Garralda (Barcelona) mientras que la doctora Valentina Boni será la directora de la unidad de Madrid. Los ensayos clínicos de fase I se emplean para comprobar la seguridad de nuevos fármacos y también ofrecen una primera información sobre su forma de administración más adecuada. La realización de este tipo de ensayos permite acelerar el acceso a nuevos tratamientos y ofrecer también nuevas alternativas terapéuticas a pacientes que sus tumores han desarrollado resistencia a los fármacos actuales y ya no disponen de terapias efectivas.

A pesar de la dificultad de los ensayos clínicos en fases tempranas, el grupo hospitalario ha destacado que tienen práctica en estas acciones, puesto que han realizado un total de 345 ensayos clínicos, a lo largo de 2020, de los que 156 eran fase I o II.

Más alternativas y mejor acceso a fármacos para el paciente


"Se trata de un tipo de ensayo clínico muy exigente, ya que determina en buena parte del éxito o el fracaso de una línea de investigación. Por ese motivo las compañías buscan mucha calidad en estos ensayos y nosotros ahora estaremos en disposición de poder ofrecerla", ha resaltado Tabernero.

Al respecto de los ensayos clínicos, Grupo Quirónsalud insiste en que permiten a los pacientes recibir un tratamiento con fármacos novedosos, potencialmente mejores, más eficaces y mejor tolerados.

"Los ensayos clínicos de fase temprana acaban siendo el motor del desarrollo clínico y determinan en buena parte nuestra capacidad innovadora para enfrentarnos con las enfermedades, algo más crucial si cabe en el contexto del cáncer debido a la capacidad de los tumores de desarrollar tolerancia a los tratamientos. Disponer de una unidad de fase I permitirá ofrecer al paciente muchas más alternativas y ayudará a mejorar el acceso a fármacos", ha comentado Garralda.

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.