Las consultas de TCA aumentan un 25% durante el verano

Para las personas que sufren este trastorno, el periodo estival puede ser un "momento temido"

Las consultas de TCA aumentan un 25% durante el verano
mar 21 julio 2020. 13.00H
Las consultas de Trastorno de la Conducta Alimentaria (TCA) aumentan un 25 por ciento durante el verano, según la Fundación FITA. Y es que, según explica Ita, la llegada del verano puede llegar a ser un momento temido para aquellas personas que sufren un TCA.

Anna Folch, psicóloga de Ita Argentona, explica que “en verano hay una mayor exposición del cuerpo a la vista de los demás, en una persona insatisfecha con su cuerpo, en mayor o menor medida esto causará temor. Los estereotipos sociales de tener que estar “a punto” para el verano, el inicio de muchas dietas cuando el verano se acerca no ayuda a las personas con un TCA, ya que contribuyen a que estén mucho más focalizadas en su cuerpo. Todos estos esto, acompañado de otros factores pueden ser un motivo desencadenante en el inicio de un trastorno alimentario”.

A pesar de que el peso es uno de los indicadores más fáciles de detectar, hay otras dificultades, que al ser menos “visibles” pueden pasar desapercibidas. Anna Folch señala que “la falta de estructura, horarios y actividades prestablecidas son a veces situaciones difíciles de manejar para las personas que sufren un TCA. Tener la necesidad de estar continuamente realizando actividades útiles puede suponer un problema para las personas con un perfil perfeccionista y autoexigente en época estival”.

El verano puede servir para poder detectar en casa que alguien cercano a nosotros está sufriendo un TCA. Cambios en la dieta, en su rutina de deporte, preocupación excesiva por su imagen, no querer hacer planes que impliquen ir a la playa o a la piscina, evitar comer en familiar; son algunos indicadores que pueden señalarnos un TCA.


Modelo de tratamiento integral


El modelo de tratamiento Ita consiste en un modelo integral que aborda todos los ámbitos afectados por la enfermedad; además de recuperar el peso, el tratamiento va más allá y quiere incidir en todos aquellos factores psicológicos que hay detrás de la enfermedad. El equipo terapéutico de Ita de los centros especializados en esta patología trabajan con los pacientes el ámbito psicológico, social, familiar y nutricional para conseguir una recuperación total.

Este tipo de estrategia de tratamiento muestra una mejora muy significativa tanto para los síntomas alimentarios como para el malestar psicológico que subyace a estos síntomas, según el estudio científico ITAMITED de Ita junto a la Universidad de Barcelona y la Universidad de Sheffield donde se prueba la eficacia del modelo de tratamiento del grupo.

Los resultados del estudio demuestran el beneficio de las estrategias asistenciales interdisciplinares, no solo centradas en los síntomas sino en el malestar psicológico asociado y que aseguren la continuidad asistencial que requieren estas complejas enfermedades. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.