Redacción Médica
19 de julio de 2018 | Actualizado: Jueves a las 15:40
Empresas > Privada

La 'hucha' de Muface se reduce un 82% en un año

El remanente de la mutualidad se sitúa en 5,41 millones, frente a los 29,72 millones de 2014

El número de mutualistas se sitúa a niveles de finales de los años 80.
La 'hucha' de Muface se reduce un 82% en un año
Redacción
Miércoles, 22 de junio de 2016, a las 13:10
La Mutualidad General de Funcionarios Civiles del Estado (Muface) vive sus momentos más bajos. El remanente de tesorería de la entidad que dirige María Dolores López de la Rica está en 5,41 millones de euros, un 81,8 por ciento menos que hace tan solo un año, cuando se situaba en 29,72 millones de euros, según informa el sindicato CSI-F. O lo que es lo mismo, 24,31 millones de euros menos entre ambos periodos.

Este fondo de reserva es la ‘hucha’ con que el cuenta Muface para hacer frente a sus gastos y que en 2015 se encuentra prácticamente ‘tiritando’. Este resultado se debe a la suma de los fondos líquidos (88,36 millones) y los derechos pendientes de cobro (0,56 millones), menos las obligaciones pendientes de pago (83,26 millones) y los saldos de dudoso cobro (0,25 millones de euros).

Esta caída no es solo de este año. Desde 2009, el remanente de tesorería de Muface se ha reducido en más de 1.000 millones de euros, momento en el que empezó a decrecer este fondo de reserva, informa el sindicato.

Por otro lado, y según refleja las tablas facilitadas por este sindicato, el presupuesto de Muface se ha incrementado entre 2014 a 2015 de 1.588,12 millones de euros a 1.621,53. Las variaciones en las partidas de asistencia sanitaria de la mutualidad ha crecido en prácticamente todas ellas, menos en las de ‘otros conciertos’ y ‘prótesis y otras prestaciones’.

El número de mutualistas, a niveles de finales de los 80

El número de mutualistas de Muface también parece estar experimentando una severa caída. El colectivo de personas adscritas a esta mutualidad de funcionarios se sitúa en 1.498.098, la cifra más baja desde finales de los años 80. Concretamente, en 1988 había registrados 1.482.168, según los datos correspondientes a la Memoria de 2015 y facilitados a los sindicatos en el último Consejo General de la entidad.

Esta evolución a la baja, que se viene produciendo desde 2002 (cuando se registró la cifra máxima de titulares y beneficiarios, con un total de 1.615.901), se debe fundamentalmente por el progresivo envejecimiento de las personas adscritas y la congelación de las ofertas públicas de empleo (OPE), que ha impedido la entrada de nuevos titulares, fundamentalmente desde el año 2011, explica CSI-F.

Desde 2002, además se ha producido un cambio en la distribución entre el colectivo de titulares (los funcionarios) y los beneficiarios de la póliza (esposo/a,  hijos…). Así, mientras hace dos décadas el número de beneficiarios superaba a los titulares (872.944 frente  a 740.638), en la actualidad la situación es a la inversa (956.401 titulares, frente a 541.697 beneficiarios). Esta es otra circunstancia derivada del envejecimiento del colectivo. De hecho, el número de mutualistas jubilados asciende a 236.372, es decir casi una tercera parte de los titulares, que por tanto no suele tener tiene hijos a su cargo.

Garantizar Muface, la petición ante el 26-J

Ante esta situación, CSIF reclama a las diferentes fuerzas políticas un acuerdo que garantice la viabilidad del sistema a medio plazo. Asimismo, el sindicato valora el funcionamiento del concierto económico firmado con las aseguradoras para los años 2016 y 2017 y que por tanto garantiza la viabilidad del modelo para estos dos años, tanto a nivel económico como en prestaciones sanitarias, tras los recortes producidos en años anteriores y que fueron denunciados por este sindicato.

Por otra parte, ha reclamado la recuperación de las prestaciones sociales reducidas durante los años de crisis. “Atendiendo a las previsiones económicas, ya no habría razones para mantener estos recortes y constituyen un derecho de los funcionarios”, alega la organización encabezada por Eliseo Moreno.