La directora de la ONT, Beatriz Domínguez-Gil, asegura que ya se está retomando un proyecto que el Covid-19 paralizó

Horizonte de 4 años para que la privada se integre en la red de donación
Beatriz Domínguez-Gil, directora de la ONT.


25 ene 2022. 18.50H
SE LEE EN 3 minutos
La integración de la sanidad privada en la red nacional de donación se prevé para 2025 o 2026, según ha asegurado la directora general de la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), Beatriz Domínguez-Gil, en declaraciones a Redacción Médica. La responsable sanitaria ha subrayado que, aunque se trata de un programa a “medio plazo”, ya se están retomando las líneas de trabajo que se vieron interrumpidas con la irrupción de la pandemia de Covid-19.

“No vamos a ver el impacto de todo ello hasta dentro de tres o cuatro años, pero en 2022  podemos dar un impulso”, apunta Domínguez-Gil, quien afirma tener constancia de que ya se está movilizando la firma de acuerdos entre centros privados y públicos de la Comunidad de Madrid para la organización de este programa de una forma estructurada.

La directora de la ONT remarca que se trata de un proceso “lento”, en el que se empezó a trabajar en 2019. En concreto, tras un periodo de consulta pública, el 'Protocolo marco para el desarrollo de la donación de órganos y tejidos en centros sanitarios del sector privado en colaboración con el sector público' fue adoptado por la Comisión de Trasplantes del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud (CISNS) el 25 de septiembre de 2019.

“Empezamos a trabajar en la incorporación de la sanidad privada en donación en 2019, cuando firmamos un convenio de colaboración con la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE), que tenemos que actualizar. Trabajamos con ellos en la creación de un protocolo marco para esa incorporación organizada de los centros privados y también en la realización de un programa formativo”, recuerda la directiva.

En esta misma línea, la directora general de la ONT concreta que el futuro de este proyecto depende de diferentes factores, tal y como se concretó en dicho acuerdo. Por una parte, se necesita una estrategia de formación, algo que Domínguez-Gil cataloga de “complicado” porque, en estos momentos, “hay muchas otras prioridades formativas”. Cabe recordar que el convenio incluye el compromiso por parte de la ONT de prestar asesoramiento de carácter científico técnico. 

Por otro lado, la colaboración requiere del establecimiento de convenios oficiales entre centros privados y públicos que formen parte del proyecto; un proceso "complejo". No obstante, Domínguez-Gil defiende que, una vez se empiecen a firmar esos acuerdos, como los que se están activando en la Comunidad de Madrid, “iremos viendo sus frutos”.


Objetivo del convenio entre la ONT y ASPE


El objetivo de este proyecto en común no es otro que intentar aumentar un 10 por ciento la disponibilidad de órganos, lo que se traduce en cerca de 400 trasplantes más al año. Y, para ello, cuenta casi desde su nacimiento con el apoyo unánime de las CCAA.

El convenio firmado hace más de dos años, que no lleva aparejado obligación económico-financiera alguna para las partes, establece también la creación de una Comisión de Seguimiento encargada de la “vigilancia, control y resolución de cuantas cuestiones se susciten en torno a la interpretación y aplicación de la ejecución del presente convenio”. Dicha comisión, según se estipuló, estará conformada por cuatro miembros, dos de cada una de las partes firmantes que manifestaron su "satisfacción" ante la oficialización de ese primer paso para la entrada de la sanidad privada en la red de donación.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.