24 de junio de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:30
Empresas > Privada

El triaje mejora la seguridad asistencial y reduce la estancia en Urgencias

Enfermeros de Quirónsalud San José destacan la importancia del proceso para una correcta valoración del paciente

Este método permite identificar rápidamente al individuo en situación de riesgo vital.
El triaje mejora la seguridad asistencial y reduce la estancia en Urgencias
Redacción
Miércoles, 05 de abril de 2017, a las 13:10
Aumentar la calidad asistencial y la seguridad de los pacientes y disminuir su tiempo de estancia en el servicio de Urgencias son los principales objetivos del triaje, un proceso por el cual una persona es valorada a su llegada al centro hospitalario para determinar su problema y asignar el recurso apropiado para darle solución al mismo. Este paso es efectuado en el Hospital Quirónsalud San José por el equipo de profesionales de Enfermería.

El triaje, que incluye la recepción y acogida del paciente, su valoración, su clasificación y su distribución, permite identificar rápidamente al individuo en situación de riesgo vital, mediante un sistema estandarizado de clasificación; asegurar la priorización en función del nivel de clasificación, acorde con la urgencia de la condición clínica que tenga; determinar el área más adecuada para tratar a quien se presenta en urgencias hospitalarias y, por último, informar al paciente y a sus acompañantes sobre el tipo de servicio que necesita y el tiempo de espera probable.

Proceso necesario

El enfermero del triaje es el primer miembro del personal sanitario que establece contacto con los pacientes. Su clasificación se ha de hacer en un tiempo corto, de forma ágil y efectiva, para garantizar su seguridad mientras esperan para ser atendidos por el médico. Los más urgentes serán asistidos los primeros y el resto será reevaluado de forma continua hasta que reciban la atención médica.

Una vez efectuada la admisión en recepción, cada persona será llamada para entrar en la sala del triaje. En ese momento, el enfermero se presentará al paciente, le identificará y finamente le explicará el proceso al que va a ser sometido, dándole información básica, tanto a él como a sus acompañantes, sobre el funcionamiento y las normas del servicio de Urgencias.

Además, el enfermero le hará una breve historia (motivo de consulta, antecedentes personales, alergias, etc.) y le tomará los signos vitales en los casos en que sea necesario (tensión arterial, frecuencias cardiaca y respiratoria, temperatura, saturación de O2 y glucemia). En este momento se establecerá el nivel de prioridad en la atención: I Rojo (urgencia vital), II Naranja (emergencia), III Amarilla (urgencia), IV Verde (urgencia menor) y V Azul (situación no urgente).