Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Viernes a las 18:30
Empresas > Privada

El 60% de los casos de hipertensión pulmonar tromboembólica son operables

La 3ª sesión del Aula Montpellier contó con las ponencias de expertos sobre esta enfermedad y su tratamiento quirúrgico

Foto de familia de la 3º sesión del Aula Montpellier.
El 60% de los casos de hipertensión pulmonar tromboembólica son operables
Redacción
Lunes, 30 de enero de 2017, a las 12:20
El 60 por ciento de pacientes con casos de hipertensión pulmonar tromboembólica son operables y cerca del 90 por ciento de los que se han sometido a una intervención quirúrgica han sobrevivido a la enfermedad pasados cincos años.

Esta es una de las principales conclusiones alcanzadas en la 3ª sesión del Aula Montpellier organizada en la Clínica HLA Montpellier, un acto que contó con la ponencia de José María Cortina, jefe de Servicio de cirugía Cardiaca del Hospital 12 de Octubre de Madrid, bajo el título La cirugía de hipertensión pulmonar tromboembólica crónica.

En España se diagnostican cada año 40.000 casos de embolia pulmonar. Los que sobreviven a ello –entre un 1 y un 5 por ciento- desarrollan una hipertensión pulmonar que puede provocar insuficiencia cardiaca”, afirma el experto, quien también trasladó que, en otras ocasiones, esta enfermedad no tiene por qué tener antecedentes de embolia.

Asimismo, sobre esta patología, Cortina destacó que “es una enfermedad muy poco conocida en el ámbito general e incluso en el médico no especializado (sólo se estiman entre 400 y 2.000 casos al año). Hoy en día existe un tratamiento eficaz, no aplicable en todos los pacientes, que permite curarla y que consiste en una cirugía”. Y mostró su experiencia en el hospital madrileño, donde cuenta con una unidad multidisciplinar especializada en esta patología.

Más adelante centró su exposición en la operación, conocida como “endarterectomía pulmonar”, que explicó y compartió con los asistentes a través de una grabación del procedimiento. Esta consiste en la extracción de las piezas que están provocando obstrucción en los pulmones. Así de esta forma se consigue mejorar el paso de la sangre por el pulmón y hacer que el paciente pueda respirar mejor.

Para concluir, Cortina aseguró que “la supervivencia a largo plazo de esta enfermedad es mucho mayor tras la intervención, y que el riesgo de esta es muy bajo para la enfermedad de la que se trata”.