Redacción Médica
22 de septiembre de 2018 | Actualizado: Sábado a las 13:50
Empresas > Privada

ASPE ofrece su “personal y centros” en las especialidades con más esperas

Critican al Ministerio de Sanidad de "desaprovechar" recursos sanitarios al obviar la colaboración de la privada

Carlos Rus es el secretario general de ASPE.
ASPE ofrece su “personal y centros” en las especialidades con más esperas
Redacción
Jueves, 24 de mayo de 2018, a las 10:30
Tras la publicación de los datos de las listas de espera quirúrgicas y de consultas del Sistema Nacional de Salud recopilados por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad que informan sobre la situación a 31 de diciembre de 2017, la Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) ha reivindicado la necesidad de utilizar todos los medios hospitalarios, tanto públicos como privados, para reducir dichas listas.

Las cifras, según ASPE, ponen de manifiesto un aumento de dos días en el tiempo medio de demora para someterse a una operación, desde los 104 días de junio de 2017 a los 106 actuales.

Para Carlos Rus, secretario general de la patronal, “se están desaprovechando recursos sanitarios y se está obviando la colaboración que ofrece la sanidad privada, algo que descongestionaría considerablemente las listas de espera. Casi 600.000 pacientes están en esta situación. Una cifra, cuanto menos, preocupante”.

Por otro lado, los datos también muestran cómo el tiempo medio para la primera consulta con el médico especialista aumenta hasta los 66 días, 8 días más que seis meses antes, pero 6 menos que la media en diciembre de 2016.  Asimismo, se establece que la media de pacientes que esperan consulta con un especialista es de 45,87 pacientes por cada 1.000 habitantes.  Traumatología, Oftalmología, Dermatología y Otorrinolaringología son las especialidades con mayor demora y con mayor porcentaje de pacientes en lista de espera, áreas en las que la sanidad privada cuenta con especialistas altamente cualificados y centros sanitarios de referencia.

ASPE insiste en que los diferentes modelos de colaboración público-privada que existen garantizan y refuerzan la igualdad de trato a toda la población, contribuyendo al buen funcionamiento del conjunto del sistema sanitario. “Es necesaria una colaboración real entre el sistema público y el sistema privado para hacer posible su buen funcionamiento y su sostenibilidad”, sostiene Rus.