Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 13:05
Empresas > Privada

ASPE critica la "pasividad" de Puig tras "el ataque de Montón a la privada"

La patronal denuncia la "complicada situación" que vive en la privada por los ataques del Gobierno autonómico

Cristina Contel, Ximo Puig y Carmen Montón.
ASPE critica la "pasividad" de Puig tras "el ataque de Montón a la privada"
Redacción
Lunes, 07 de agosto de 2017, a las 10:50
La Alianza de la Sanidad Privada Española (ASPE) tiene un enemigo claro entre las autonomías españolas: la Comunidad Valenciana. Si en un primer momento, la patronal que preside Cristina Contel se había mostrado contraria a las políticas que se aplican desde la Consejería de Sanidad (especialmente después de la puesta en marcha de su ley 'anticonciertos' con entidades con ánimo de lucro), la disputa va más allá y ha tocado las más altas esferas autonómicas: al presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, a quien critica por su "pasividad" ante esta situación.

En su último comunicado, ASPE denuncia de nuevo “la complicada situación” en la que se encuentra la sanidad privada y concertada en este territorio, “donde es objeto de continuos ataques por parte del Gobierno autonómico” y, especialmente, de la consejera Carmen Montón “que parece haber iniciado desde su nombramiento una cruzada contra el sector privado”, asegura.

Además de ello, para la patronal, esta postura “no es censurada en términos prácticos” por el presidente autonómico -a pesar de haber sido puesta e tela de juicio públicamente, manifiesta- y ejemplo de ello es que Montón se mantiene en la consejería “y sin perspectivas de cambios en su hoja de ruta”.

Los 'ataques' de Montón a la privada

Para ASPE, la ley 'anticonciertos' -que deja fuera de la concertación a hospitales y centros sanitarios con ánimo de lucro- es uno de los principales y más importantes 'ataques' de Carmen Montón contra este sector. Pero no es el único. La patronal de Contel también expone la situación con el 'modelo Alzira', con el que el Gobierno valenciano quiere acabar, a pesar de “la probada utilizada y los excelentes resultados que ofrece”, afirma. “La pérdida de puestos de trabajo que previsiblemente se producirá y la más que posible merma de calidad que sufrirá la atención a los pacientes parecen no preocupar al Gobierno valenciano”.

Pero no son los únicos problemas en la sanidad de esta región, según esta entidad. Según ASPE, Carmen Montón “no tiene tiempo para resolver los verdaderos problemas que afectan a la sanidad valenciana” como son el impago de facturas (que superan los 200 millones de euros a las farmacias); la falta de un correcto funcionamiento de los aires acondicionados en determinados centros y hospitales; la obsolescencia de numerosos aparatos que retrasan pruebas diagnósticas; las plagas de insectos que inundan el edificio que albergaba antiguamente el Hospital La Fe de Valencia; o las “interminables” listas de espera para pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas que siguen aumentando y perjudican de forma directa al ciudadano.

Por todo ello, desde ASPE recriminan, a la Consejería de Sanidad en concreto, y al Gobierno autonómico en general, su “inoperancia” para hacer frente a “los problemas reales de la sanidad” de esta comunidad, mientras “se dedican a desmantelar un sistema que ha contado con el sector privado” y que, hasta el momento, ha arrojado buenos resultados, asegura la patronal.