Redacción Médica
22 de julio de 2018 | Actualizado: Domingo a las 19:00
Especialidades > Pediatría

Relacionan el aceite esencial con el aumento del pecho en jóvenes varones

La lavanda o el árbol del té contienen compuestos con propiedades similares a los estrógenos

Relacionan el aceite esencial con el aumento del pecho en jóvenes varones
Redacción
Martes, 03 de abril de 2018, a las 17:10
Jóvenes varones que están expuestos con regularidad a aceites esenciales como lavanda o árbol del té pueden tener mayor riesgo de sufrir una patología rara que hace que el tejido del pecho se hinche más de lo normal, ginecomastia prepuberal.

Así lo afirma un estudio que concluye que algunos aceites derivados de plantas son capaces de alterar hormonalmente el cuerpo, y que ha sido presentado en la reunión anual de la Sociedad de Endocrinología estadounidense, ENDO 2018.


Una vez se evitaba la exposición a estos aceites, la ginecomastia desaparecía


Jabones, lociones, champús, colonias, productos para el cuidado del cabello e incluso detergentes contienen frecuentemente estos aceites. J. Tyler Ramsey, investigador del National Institute of Environmental Health Sciences (Niehs), explica que, mientras que nuestra sociedad percibe este tipo de productos como seguros, “tienen una cantidad diversa de productos químicos y deben ser utilizados con precaución porque algunos de estos químicos son disruptores endocrinos potenciales”.

Aunque la ginecomastia prepuberal es infrecuente, los investigadores detectaron un número creciente de casos que coincidían con la exposición a lavanda y árbol del té. Una vez se evitaba esta exposición, los efectos desaparecían.

Propiedades similares a los estrógenos

Otros estudios del Niehs han mostrado que estos productos tienen propiedades similares a los estrógenos y pueden competir con las hormonas que controlan las características sexuales masculinas, lo que puede acabar afectando a la pubertad y el crecimiento.

Ocho compuestos químicos presentes en estos aceites –cuatro de ellos se encontraban en ambos– demostraron, en pruebas in vitro, que tenían propiedades modificadoras de los receptores hormonales. Ramsey señala que “los aceites de lavanda y árbol del té ofrecen una serie de preocupaciones de salud ambiental y deben investigarse en profundidad”.

Varios de los compuestos investigados están presentes en al menos otros 65 aceites esenciales, que se pueden adquirir sin prescripción y no están regulados por las agencias de medicamentos. El Niehs considera que la población debe estar al tanto de estos descubrimientos antes de tomar una decisión sobre si consumir o no estos productos.