24 de julio de 2017 | Actualizado: Domingo a las 18:40
Especialidades > Pediatría

Pediatría desaconseja cualquier deporte competitivo a menores de 5 años

Siempre debe enfocarse como un juego no obligatorio

Los niños de cinco años en adelante deben practicar ejercicio pero sin verlo como una obligación, coinciden pediatras con podólogos.
Pediatría desaconseja cualquier deporte competitivo a menores de 5 años
Martes, 14 de febrero de 2017, a las 12:20
Al hilo de la reciente recomendación de los podólogos sobre el running en los niños, que acotan a mayores de cinco años y con ciertas limitaciones, los pediatras dan un paso más y critican cualquier enfoque competitivo de esa u otra actividad física, que para los menores siempre debe ser lúdica.

Desde el punto de vista físico, correr o practicar deporte a partir de esa edad “sí es recomendable siempre y cuando lo consideren un juego y no se especialicen en un área deportiva demasiado pronto”, declara a Redacción Médica el coordinador del Comité de Actividad Física de la Asociación Española de Pediatría (AEP), Gerardo Rodríguez.

Su visión del asunto también coincide en ese aspecto con los consejos publicados esta semana por el Colegio de Podólogos de Galicia, que incluye el multideporte como pauta general válida a partir de los cinco años de edad.

Por otra parte, ni pediatras ni podólogos se atreven a fijar una edad a partir de la cual sea recomendable el ejercicio reglado y especializado, aunque queda claro que, en general, la infancia es un periodo prematuro para dirigir la actividad física de un modo tan específico y exigente.

Huida de las actividades regladas antes de tiempo

“Ciertamente, antes no se aconseja ningún tipo de actividad física reglada porque es una mera cuestión de madurez incluso cerebral del niño”, reflexiona Rodríguez. Pasado ese límite temporal, sí es adecuado, si se mantiene el enfoque lúdico, fomentar la práctica de ejercicio en los niños “sin forzarlos ni quemarlos” pero sí con cierta intensidad.

“Lo fundamental es que no fuercen, que lo vean como algo divertido y que no se trate de incorporarles a un entrenamiento repetitivo dirigido que iría en contra de ese valor del juego”, concluye.