Redacción Médica
21 de julio de 2018 | Actualizado: Sábado a las 20:00
Especialidades > Pediatría

Si un niño va sin sus padres al McDonald's solo puede comprar manzanas

La medida forma parte de un plan que lleva a cabo Ámsterdam para acabar con la obesidad infantil

Los niños tienen una pieza de fruta al día gracias a una subvención.
Si un niño va sin sus padres al McDonald's solo puede comprar manzanas
Redacción
Jueves, 02 de noviembre de 2017, a las 14:20
Los McDonald's únicamente venden manzanas a los chavales que no van acompañados de sus padres. Esta es una de varias medidas que desde 2012 ha implantado Ámsterdam para acabar con la obesidad infantil, un problema que preocupa a las autoridades de cualquier parte del mundo occidental. Aunque al principio el plan de la capital holandesa no tuvo mucho aceptación entre la población, cinco años después de su implantación los resultados son positivos. De hecho, en 2015 se dio a conocer que la tasa había descendido un 12 por ciento, especialmente en las zonas más desfavorecidas (las más difíciles de alcanzar).

Las iniciativas llevadas a cabo contaron con la implicación y participación de todos los protagonistas. Así, colegios, padres, profesores, entrenadores, personal sanitario y delegados municipales se unieron para acabar con esta tendencia.

El primer paso fue retirar el zumo de fruta de la dieta infantil y cualquier otro tipo de bebida azucarada en los colegios, con lo que los niños solo pueden llevar agua o leche. Tampoco está permitida la bollería industrial u otros snacks con alto contenido en azúcar, si bien se aceptan los dulces caseros. Además, gracias a una subvención europea, todos los estudiantes tienen una pieza de fruta o verdura durante tres días a la semana. Para inculcar los buenos hábitos alimentarios, los menores acuden a clases colectivas de comida sana donde aprenden cómo elaborar variedades culinarias más saludables, como pizzas con brócoli, kebabs con pollo magro en lugar de cerdo o cómo usar los dátiles en lugar del azúcar.

Dormir y montar en bicicleta

Pero no todo se centra en la alimentación. Los progenitores vigilan y fomentan que sus hijos duerman las horas necesarias para que el sueño sea reparador. A su vez, existen campañas para animar a los padres a llevar a sus hijos en bicicletas sin pedales en lugar de triciclos empujados por ellos mismos. Y siguiendo en la promoción de una vida saludable, las empresas de comida rápida o refrescos con azúcar no pueden patrocinar eventos deportivos escolares.