14 dic 2018 | Actualizado: 17:40

Fin al mito de los probióticos: no sirven para tratar una gastroenteritis

Dos estudios muestran que su eficacia no es mayor que la del placebo

Fin al mito de los probióticos: no sirven para tratar una gastroenteritis
jue 06 diciembre 2018. 10.00H
Darles probióticos a los niños con gastroenteritis no va a tener mayores efectos que darle un placebo, según dos estudios publicados recientemente en New England Journal of Medicine.

La administración, dos veces al día, de los probióticos Lactobacillus rhamnosus o Lactobacillus helveticus no previno el desarrollo de gastroenteritis de moderada a grave en las dos semanas siguientes.

Los dos estudios, de carácter prospectivo, incluyeron un total de 1770 niños de entre 3 y 48 meses que habían acudido a Urgencias por gastroenteritis entre moderada y grave, y que se asignaron a dos grupos tras su alta: uno al que se le dio probióticos durante cinco días, y al otro, un placebo.


Gastroenteritis de moderada a grave


En uno de los estudios, el probiótico utilizado fue una combinación de L. rhamnosus con una pequeña cantidad de L. helveticus. En el segundo caso, solo se usó L. rhamnosus. En ambos casos, no obstante, no hubo mejoría respecto a placebo.


No hubo diferencias significativas entre los dos grupos en la mediana de duración de la diarrea o los vómitos


En el primero de ellos, liderado por Stephen B. Freedman, del Alberta Children’s Hospital de Calgary (Canadá), la gastroenteritis ocurrió en el 26,1 por ciento de los niños que tomaron probióticos y en el 24,7 por ciento de los que recibieron placebo.

En el otro trabajo, dirigido por David Schnadower, del Cincinnati Children’s Hospital Medical Center (Ohio, Estados Unidos), la gravedad clínica de la gastroenteritis recibió una puntuación de 9 o mayor en el 11,8 por ciento de los niños que recibieron probióticos, y en el 12,6 por ciento de los que tomaron placebo.

El riesgo relativo de sufrir un episodio de gastroenteritis de moderada a grave con probióticos fue de 0,96. No hubo diferencias significativas entre los dos grupos en la mediana de duración de la diarrea o los vómitos.


Otros probióticos pueden ser útiles


Un editorial que acompaña a ambos artículos, escrito por J. Thomas LaMont, del Beth Israel Deaconess Medical Center (Boston, EEUU), explica que, a pesar de que algunas sociedades médicas recomiendan probióticos para la gastroenteritis, los datos en que se basan para hacerlo se basan en estudios de no muy alta calidad.

No obstante, otros probióticos distintos a los estudiados, recalca, pueden ser útiles para el tratamiento de la gastroenteritis en los niños, puesto que tienen diferentes propiedades, son baratos y sus efectos secundarios son mínimos.
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.