Covid y recién nacidos: que la madre sea positivo no implica la separación

Los neonatólogos continúan recomendando el piel con piel y el retraso de pinzamiento del cordón umbilical

Manuel Sánchez Luna, presidente de la SENeo.
Covid y recién nacidos: que la madre sea positivo no implica la separación
sáb 20 febrero 2021. 14.30H
Cuando comenzó del nuevo coronavirus en China, saltaron las alarmas. Los neonatólogos no sabían si se cebaría con los más pequeños pero, por suerte, la experiencia les está demostrando que prácticamente ningún hijo de madre con Covid-19 nace infectado y que el piel con piel y la lactancia materna se pueden mantener. Ahora la atención, según señala el presidente de la Sociedad Española de Neonatología (Seneo), Manuel Sánchez Luna, hay que ponerla en las variantes de Reino Unido y Sudáfrica. 

Sánchez Luna explica que los coronavirus son antiguos amigos (o enemigos) de la población pediátrica. Por eso, les preocupó al principio ver la actitud hiperprotectora de los médicos en China tanto en niños como en recién nacidos, a los que recomendaban la separación inmediata de madre e hijo, la retirada de la lactancia y su tretraso hasta los 14 días. 

DIRECTO | Última hora y novedades sobre el coronavirus Covid-19

"Eso nos dejó muy descolocados", confiesa. Así que, alarmados, la Seneo convocó la Comisión de Infecciones y se pusieron a trabajar. Se pusieron en contacto tanto con Unicef como con la ONU y los neonatólogos italianos en el momento en que saltó allí la pandemia. "Sin embargo, la Sociedad Italiana de Neonatología  que les alentó: veían que los recién nacidos no tenían peligro siempre que se mantuviese con ellos una distancia prudente y se utilizara mascarilla. La lactancia materna se podía mantener.  Y esa es la recomendación en España desde entonces en el caso de que la madre padezca Covid-19", señala.


"Seguimos sin ver infección dentro del útero"


"Elaboramos unas recomendaciones pero quisimos tener datos propios, así que hicimos un registro para tener datos españoles si las manteníamos", explica. Los hospitales del país, cuando entraba una embarazada con Covid-19 (el 50 por ciento no tenían síntomas) registraban una serie de variables al bebé. Tras realizarle una PCR al recién nacido, mantenían las mismas medidas: piel con piel y el retraso del pinzamiento de cordón. En caso de ser positivos, tenían habitación individual y seguimiento especial: "Si la madre estaba en condiciones que estuviesen juntos, se les daba el alta y se vigilaban los siguientes 15 días".

"Nos encotramos que claramente las cosas iban bastante bien. Íbamos mirando registro mes a mes y veíamos que no se infectaban. Los pocos con resultado positivo de PCR al principio luego se negativizó. La mayoría de las madres también se encontraban bien", continúa.

Los datos se recogieron entre marzo y mayo y los resultados han sido publicados en Pediatrics, la Academia Americana de Pediatría. Son el mayor registro a nivel mundial.  "El estudio actual indica que no hay necesidad de separar a las madres de los recién nacidos, lo que permite retrasar el pinzamiento del cordón y el contacto piel con piel junto con el mantenimiento de la lactancia materna en un alto porcentaje de recién nacidos de madres con Covid-19", recoge en las conclusiones. 

Los nuevos casos registrados siguen manteniendo las mismas conclusiones


Ahora el registro ya tiene cerca de 2300 recién nacidos hijos de madre con Covid y, según explica el experto, continúa mostrando lo mismo: "Seguimos sin ver infección dentro del útero, así que es muy seguro que las madres tengan un parto normal manteniendo las medidas de higiene. Debe hacer el contacto piel con piel y mantener la lactancia materna", afirma. Sobre todo porque no solo no conlleva, en la mayoría de los casos, a riesgos, sino que recuerda los muchos beneficios que tienen estas prácticas. 

De los recién nacidos que han registrado con infecciones, prácticamente todos son leves y con pocos síntomas. Pueden tener algún cuadro de dificultad respiratoria, y en los casos en los que han tenido que hospitalizarlos el ingreso duró dos o tres días. Solo ha habido un caso más complicado, con una bronquiolitis.

"Sin embargo, son datos que hemos visto con las cepas clásicas de coronavirus, no con la variante de Reino Unido ni la sudafricana. Vamos a seguir muy vigilantes porque no sabemos si pueden provocar infecciones más graves en niños y recién nacidos", avisa. 



Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.