Los grupos creen que la situación ha cambiado "radicalmente" aunque confían en la responsabilidad de la ciudadanía

El Congreso avala el fin de las mascarillas al aire libre con 'peros'
Carolina Darias


21 jul 2021. 16.00H
SE LEE EN 5 minutos
El Congreso de los Diputados ha aprobado la flexibilización de las mascarillas en espacios al aire libre mediante la modificación del Real Decreto-ley 13/2021, de 24 de junio de medidas urgentes de prevención, contención y coordinación para hacer frente a la crisis sanitaria ocasionada por el Covid-19. La medida salía adelante con 180 votos a favor, 90 en contra, y 78 abstenciones.

Desde el pasado día 26 de junio, no es obligatorio llevar mascarilla en espacios abiertos siempre y cuanto sea posible respetar la distancia de segurida de 1,5 metros. Además, la reforma legislativa permitirá que los "mayores en residencias puedan estar sin mascarilla", cuando la cobertura vacunal sea del 80 por ciento. Deberán llevarla, eso sí, el personal de estos centros y las visitas, explicaba la ministra de Sanidad, Carolina Darias, que también pretende hacer extensible la medida a "bomberos y policías"

Las mascarillas, convertidas en un "elemento indispensable" en los últimos meses, dividían a los componentes de la Cámara, con grupos a favor de su eliminación en la desescalada y otros en contra dada la actual situación epidemiológica

Entre estos últimos se encuentran los parlamentarios nacionalistas, cuyas comunidades, Cataluña y País Vasco, se encuentran precisamente entre las más afectadas por esta quinta ola. Así, la portavoz del Grupo Parlamentario Vasco, Josune Gorospe, no ve "razones" para minorar el uso de las mascarillas teniendo en cuenta "los indicadores más recientes" sobre los que "se deberían tomar estas decisiones", tal y como expone la exposición de motivos de la propia Ley. "No estamos en el mismo lugar", aseguraba, del mismo modo que el Grupo Republicano, desde el que resaltaban "un cambio radical" de las condiciones que ha llevado a retomar "restricciones" en Cataluña. 

"El grado de transmisión de la variante Delta es mucho mas importante que en los indicadores que se tenían cuando se redactó la norma", reclamaba Gorospe, en sintonía con el Grupo Popular, que también desaprueba la medida. 

En el otro extremo se situaban los representantes de Ciudadanos y Bildu , partidarios de no dictaminar "más restricciones de las necesarias". Ambas formaciones están de acuerdo en que la flexibilización de las mascarillas está respaldada por la evidencia científica, que indica menor capacidad de contagio en espacios abiertos. "Era hora de ir dando pequeños pasos. Con prudencia" aseguraba la ministra.

Darias defiende que se trata de una decisión "prudente" que se adopta de manera "limitada y progresiva" y que ha sido consensuada por personas expertas de los servicios de vigilancia de las comunidades autónomas, el Ministerio y organismos importantes como el ISCIII, el Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias y el personal de Salud Pública. 

Refuerzo de AP


Tanto el Grupo Plural como Bildu confían en la responsabilidad de la ciudadanía en la relajación de l uso de las mascarillas, y una vez alcanzado un amplio porcentaje de vacunación contra el Covid. "La ciudadanía sabe que el virus sigue entre nosotros y la gran mayoría es responbale. La prueba es la gente que todavía la lleva por la calle", apuntaba Concep Cañadel, convencida de que una mayor capacidad diagnóstica hubiera evitado la quinta ola. 

Pese a apoyar la medida, y la posibilidad de modificarla según vaya avanzando la pandemia, desde la CUP, piden no olvidar a los sanitarios "sobrepasados con un trabajo que se duplica, se alargan jornadas y no se cumplen bajas laborales". En esta línea, Bildu reclama responsabildiad política para que se refuerce la Atención Primaria, sometida a una "brutal tensión".
En lo que sí ha coincidido gran parte de la Cámara ha sido en solicitar al ministerio una mayor capacidad de maniobra por parte de las comunidades "inmersas en un galimatías jurídico" para imponer restricciones y tomando "decisiones en primera línea". 

"Hay que tener agilidad política para cambiar las decisiones adoptadas y responder a lo que es más importante en estos momentos como es el control de la propagación del virus", indicaba Gorospe. 
En cualquier caso, Darias asegura que se trata de una mínima regulación ya que, salvo en supuestos muy concretos en los que se respete la distancia, la regla general es que las mascarillas sigan siendo obligatorias. "El RD sigue manteniendo la obligatoriedad pero minora su uso solo en deteminadas circunstancias y supuestos concretos", puntualizaba, subrayando el compromiso de los profesionales sanitarios y la responsabilidad de la ciudadanía.

Aunque reconoce que hay "motivos para la fatiga pandémica", la ministra ha sido contundente a la hora de condenar las "aglomeraciones de personas sin mascarilla", las cuales, explica, "son inaceptables" y "no tienen ni amparo legal ni justificación alguna". "Llevamos mucho tiempo luchando contra este vrus pero es imporante perseverar y mantenerlo a raya", asegura. 

Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.