23 de noviembre de 2017 | Actualizado: Jueves a las 14:10
Política Sanitaria > Parlamentarios

Baleares prepara “excepciones” para no exigir catalán a los sanitarios

Se aplicarán para garantizar la cobertura cuando haya déficit de profesionales

Francina Armengol, presidenta de Islas Baleares.
Baleares prepara “excepciones” para no exigir catalán a los sanitarios
Redacción
Martes, 12 de septiembre de 2017, a las 16:00
La presidenta del Govern, Francina Armengol, ha defendido este martes que el catalán sea requisito para los profesionales sanitarios, pero ha indicado que se harán excepciones cuando haya plazas por cubrir. En este punto difiere su socio de Ejecutivo, ya que desde Més per Mallorca han pedido que haya flexibilidad, pero no excepciones.

Según ha explicado la socialista durante la sesión parlamentaria, “se está redactando el decreto y se prevé que si hay categorías profesionales sanitarias deficitarias haya mecanismos para hacer excepciones”, un punto clave que mantiene abiertas las negociaciones con Més per Mallorca.

De este modo, el portavoz de Més Per Menorca, Nel Martí, ha asegurado que “si faltan profesionales sanitarios aceptamos que sea flexible y que se pueda exigir el catalán en diferido, dando equis años para aprenderlo. Flexibilidad sí, excepciones no”, ha indicado Martí.

El pacto, tal y como indicaron a Redacción Médica fuentes de Més per Mallorca, estaba previsto para presentarlo el pasado 9 de septiembre, pero el determinar si se incluyen exenciones cuando falten plazas por cubrir, como reclaman desde el PSOE y el Ib-Salut, o si optan por ser flexibles en este caso manteniendo las exigencias del idioma, como optan desde el partido socio del Govern.

 Por su parte, la diputada del PP Núria Riera también ha preguntado por la materia, asegurando que el Govern le “está dando la razón al PP”. “Para ustedes el catalán es un requisito de forma excepcional”, ha indicado.

En este momento, el PSIB-PSOE y Més per Mallorca siguen negociando el decreto final que regulará el catalán como requisito para los profesionales médicos que opten a las plazas de empleo público, debido a que se están debatiendo qué exenciones introducir -como plantea el Ib-Salut- en el redactado final de la normativa.