18 nov 2018 | Actualizado: 19:00

Urgencias pasa del suspenso al notable en la valoración de los crónicos

La valoración positiva de estos pacientes al servicio escala del 31 al 75%, según el último III Barómetro Escrónicos

Juan Carlos Julián, coordinador de la Federación Nacional de Alcer.
Urgencias pasa del suspenso al notable en la valoración de los crónicos
mar 17 mayo 2016. 13.30H
@cristinaalcalal
El 75 por ciento de los crónicos valoran muy positivamente la atención recibida en Urgencias en 2016, un 44 por ciento más de lo que lo hacían hace un año (31 por ciento), según el III Barómetro de Escrónicos. Esta nota casi se multiplica por dos, según este informe, donde se ha tenido en cuenta, sola y exclusivamente, la labor que realizan estos sanitarios en consulta, y no otros factores como el tiempo de espera o la estructuración del servicio.

Este repunte positivo proviene del descenso que hacen estos pacientes de la “regular valoración”, que cae un 37 por ciento entre ambos periodos (del 49 por ciento de 2015 al 12 por ciento de 2015); mientras que la nota negativa oscila levemente del 20 al 13 por ciento en el mismo periodo.

Evaluación de la valoración de los crónicos a la atención recibida en AP, Hospitalaria y Urgencias en 2016.


Atención Primaria y Hospitalaria, por su parte, reducen la buena nota que le dan los crónicos en el último año. En AP cae seis puntos (del 83 al 77 por ciento), mientras que en la segunda lo hace en 13 puntos (del 78 al 65 por ciento). Como curiosidad, la valoración “regular” en el Especialista casi se duplica en este periodo, pasando de ser considerada por el 16 por ciento de los encuestados al 28 por ciento.

El SNS mejora su nota casi un punto

Por lo general, los pacientes están más satisfechos con la atención recibida en el Sistema Nacional de Salud, y así lo reflejan en este barómetro. De hecho, esta valoración ha crecido en 0,9 puntos en el último ejercicio, o lo que es lo mismo, del 5,2 al 6,1. Pese a que la mayoría de encuestados considera que el SNS está más o menos igual (54 por ciento en 2015 y 67 por ciento en 2016), disminuyen levemente los que considera que ha empeorado algo/mucho (del 31 al 23 por ciento entre ambos años).

“Esta evolución responde, entre otras cuestiones, al ambiente social: en 2014, la sociedad vivía con gran alarma los recortes de los gobiernos en sanidad (copagos, medicamentos no cubiertos por la Seguridad Social, procesos de privatización de la gestión pública, reducciones de las plantillas, etc.)”, explica Escrónicos. “El que algunos de estos cambios no se hayan llevado a cabo por la presión social, la no aplicación de medidas como el copago de medicamentos por las autonomías y los cambios en los gobiernos de algunos regiones han mitigado este rechazo popular y el temor a un deterioro de la situación sanitaria se ha ido superando”. 

Para los crónicos, las distintas políticas autonómicas en materia de sanidad son la cuestión que más dificulta el acceso a los tratamientos (así lo cree que 59 por ciento de los encuestados); seguida de la elección del fármaco por parte del médico en función de su coste (54 por ciento); los requisitos administrativos (48 por ciento); y el copago en medicamentos (42 por ciento). 

La mitad de los crónicos cree que la sanidad necesita cambios importantes

Por otro lado, 9 de cada 10 pacientes crónicos encuestados creen que el SNS necesita cambios y el 51 por ciento, cambios importantes. Un valor que no ha dejado de crecer desde 2014. Asimismo, solo el 5 por ciento de los consultados consideran que necesitan un nuevo modelo de sistema sanitario, mientras que el 2 por ciento cree que funciona muy bien.

Daniel Álvarez Cabo, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad de la Asamblea de Madrid; Carmen Crespo, Jesús Mª Fernández, portavoz del PSOE en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados; José Ignacio Echániz, portavoz del PP en la Comisión de Empleo del Congreso; Tomás Castillo, presidente de la Plataforma de Organizaciones de Pacientes; Juan Carlos Julián, coordinador de la Federación Nacional de Alcer; y Francisco Igea, portavoz de Ciudadanos en la Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados.


Además de esto, el estudio de EsCrónicos refleja como este colectivo apenas encuentra mejorías en varios aspectos que resultan relevantes de su atención. El 61 por ciento asegura que no ha cambiado la desigualdad en la atención entre comunidades autónomas y un 29 por ciento adicional cree que incluso ha empeorado. Igual sucede con los tratamientos de rehabilitación o la atención psicológica, que sigue igual según el 56 y 64 por ciento, respectivamente. Asimismo, los encuestados creen que apenas hay cambios en el acceso a los profesionales sanitarios (el 94 por ciento considera que sigue igual o ha empeorado en 2016), en la información sobre los derechos de los pacientes (93 por ciento) y en el acceso a los tratamientos más innovadores para su enfermedad (86 por ciento).

Para estos pacientes, las mejoras en la atención que deben ser prioritarias para el SNS deben girar en reducir el tiempo de espera en las citas (54 por ciento); el acceso a los especialistas (45 por ciento); comunicación con el personal sanitario (31 por ciento): e igualdad de acceso a la asistencia entre comunidades (29 por ciento).

Al preguntar a los pacientes por sus fuentes de información sobre su enfermedad, más allá del médico, las opiniones se dividen entre internet (96 por ciento); las asociaciones de pacientes (86 por ciento); conocidos o familiares (74 por ciento); enfermeros (64 por ciento); el prospecto de los medicamentos (59 por ciento) o los farmacéuticos (33 por ciento). 

“Los datos demuestran que los pacientes crónicos confían en el SNS pero que es acuciante la necesidad de cambios paulatinos. Las diferencias entre comunidades en la atención sanitaria es unos de los mayores problemas  a los que nos enfrentamos; la equidad debe ser un principio estratégico del sistema”, explica esta organización de pacientes, compuesta por 30 entidades. Y lanzan un mensaje directo al Gobierno que salga de las próximas elecciones: “vemos una vez más la importancia de que los gobiernos cuenten con la opinión de los pacientes en las decisiones de políticas de la salud. Pero debe ser una participación real”. 
Aunque pueda contener afirmaciones, datos o apuntes procedentes de instituciones o profesionales sanitarios, la información contenida en Redacción Médica está editada y elaborada por periodistas. Recomendamos al lector que cualquier duda relacionada con la salud sea consultada con un profesional del ámbito sanitario.