Redacción Médica
17 de julio de 2018 | Actualizado: Martes a las 11:40
Sociosanitario > Pacientes

Los pacientes con Linfoma No-Hodgkin piden terapia menos invasiva

La AEAL publica un estudio al respecto en colaboración con Roche Farma

La presidenta de AEAL, Begoña Barragán.
Los pacientes con Linfoma No-Hodgkin piden terapia menos invasiva
Redacción
Lunes, 30 de mayo de 2016, a las 19:20
La Asociación Española de Afectados por Linfoma, Mieloma y Leucemia (AEAL) ha publicado un estudio, en colaboración con Roche Farma, según el cual estos enfermos reclaman tratamientos menos invasivos que acorten sus estancias hospitalarias, entre otras mejoras factibles en su tratamiento.

El documento, de título Preferencias y necesidades de pacientes con Linfoma No-Hodgkin (LNH) acerca de la vía de administración de sus tratamientos, recopila aspectos clave como son las opiniones, percepciones y preferencias de los pacientes y el modo en el que la vía de administración impacta en su proceso asistencial.

El LNH es uno de los cánceres hematológicos que, aunque puede aparecer en niños, es más frecuente en adultos. Se diagnostican cada año unos 3-10 casos por cada 100.000 habitantes y su frecuencia va en aumento, sin que por el momento se conozca con certeza las causas.

El LNH ocupa el séptimo lugar en incidencia por tipo de cáncer tanto en hombres como en mujeres y el noveno de causa de muerte por tumor en ambos sexos.  En España su incidencia se sitúa alrededor de 6.000 nuevos casos al año.

Según ha declarado Javier de la Serna, hematólogo del Hospital 12 de Octubre de Madrid, “en la mayor parte de los casos, el LNH se presenta en pacientes que tienen 60 años de edad o más. La enfermedad se origina por una serie de alteraciones o mutaciones que conducen a una proliferación sin control de los linfocitos, que ocupan muchos órganos además de los propios del sistema linfático, por lo que se altera su función, como puede ser la producción de células sanguíneas sanas y el organismo disminuye la capacidad de combatir infecciones y sobrevivir a los diferentes problemas de salud”.

En cuanto a los síntomas, De la Serna aclara que “inicialmente, el LNH puede no producirlos, hasta que aparece un bulto grande no doloroso en el cuello, las axilas o las ingles. Otras veces pueden hincharse algunos órganos como el bazo, el hígado o el estómago y, otras veces, pueden aparecer síntomas generales como por ejemplo fiebre, sudores nocturnos muy intensos, cansancio”.

Según Begoña Barragán, presidenta de AEAL, “la participación de los pacientes es un factor fundamental para mejorar las políticas y estrategias de salud. Es necesario evidenciar las dificultades y barreras a las que nos enfrentamos los pacientes con LNH para que los agentes sanitarios pongan en marcha las estrategias necesarias para que podamos recibir la mejor atención posible y tener una mejor calidad de vida”.