15 de diciembre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 17:40
Sociosanitario > Pacientes

El cuidado de un paciente con alzhéimer cuesta 31.000 euros anuales

Un coste que supera, en un 29 por ciento, el salario medio anual en España

Cheles Cantabrana, presidenta de Ceafa.
El cuidado de un paciente con alzhéimer cuesta 31.000 euros anuales
Redacción
Jueves, 18 de mayo de 2017, a las 16:40
Cuidar un paciente con alzhéimer cuesta 31.000 euros al año. Así lo explica el informe de la Confederación Española de Alzheimer (Ceafa), 'Consecuencias de la enfermedad de Alzheimer y otras demencias en los Cuidadores Familiares', donde apuntan que esta cantidad equivale a un 29 por ciento más del salario medio en España, que está en unos 24.000 euros al año, mientras que la pensión media en unos 12.600 euros.

El estudio precisa que el 94 por ciento de los pacientes con alzhéimer son cuidados por sus familiares desde el momento del diagnóstico. Ante esta situación han realizado un resumen de 78 propuestas para ayudar a las familias para hacer frente a esta situación. En este sentido, recuerdan que hay en torno a 1,2 millones de personas con alzhéimer en España, quienes tienen, como mínimo, a dos personas que se ocupan de forma continuada de sus cuidados.

"Cuando se establece el diagnóstico de la enfermedad y se inicia el binomio de paciente y cuidador, sus necesidades empiezan a desdibujarse", ha lamentado Cheles Cantabrana, presidenta de Ceafa, que reclama el derecho que también tienen estas personas "a desarrollar su vida personal".

"Estar 24 horas al día dedicados a otra persona provoca una situación de aislamiento personal que al principio viene impuesta por las propias tareas pero que luego se va acentuando", indica la presidenta de Ceafa. Asimismo, apunta que esto genera situaciones de frustración y estrés que dan lugar a lo que se conoce como síndrome del cuidador quemado. Además, aunque un porcentaje importante de los cuidadores familiares son personas de edad avanzada en situación de jubilación, hasta el 30 por ciento tienen que hacer ajustes en su vida laboral y un 12 por ciento se ven obligados a abandonar su trabajo para dedicarse a este cuidado.