21 de octubre de 2017 | Actualizado: Viernes a las 21:20
Sociosanitario > Pacientes

¿Sabe qué es la hidrosadenitis supurativa? El 85% de los españoles tampoco

El 68 por ciento de los pacientes son diagnosticados por el dermatólogo con una media de nueve años de retraso

Los nódulos se localizan generalmente en ingles y axilas.
¿Sabe qué es la hidrosadenitis supurativa? El 85% de los españoles tampoco
Redacción
Jueves, 20 de octubre de 2016, a las 17:50
Cerca de medio millón de adultos en nuestro país conviven con la hidrosadenitis supurativa, una enfermedad desconocida para el 85 por ciento de la población. También denominada hidradenitis o acné inverso, es una patología inflamatoria crónica que se caracteriza por la presencia de inflamación de áreas ricas en folículos pilosos que provocan nódulos, generalmente localizados en las axilas o las ingles, que producen un fuerte dolor.

Aunque es fundamental conseguir un diagnóstico precoz para un correcto abordaje de la enfermedad, los pacientes tardan una media de nueve años en ser diagnosticados. “Los pacientes acuden durante años a los servicios de urgencias y a diversos especialistas hasta llegar al diagnóstico, con el consiguiente retraso en la aplicación del tratamiento adecuado”, explica Juan Manuel Segura, dermatólogo en el Hospital Costa del Sol. “En mi caso, tardaron 15 años en diagnosticarme. 15 de años de incertidumbre durante los que la enfermedad seguía avanzando e interrumpiendo mi vida”, declara Silvia Lobo, presidente de la Asociación de Enfermos de Hidrosadenitis (Asendhi).

Esta organización ha elaborado el Barómetro de la Hidrosadenitis Supurativa, a partir de encuestas a 250 pacientes de toda España. Los primeros síntomas de la patología aparecen en torno a los 20 años y al 68 por ciento de los pacientes le diagnostica el dermatólogo, seguido del cirujano general (diez por ciento), y del cirujano plástico (siete por ciento).

El barómetro revela que el 72 por ciento de los pacientes considera que la hidrosadenitis supurativa impacta en muchos aspectos de su vida diaria, muy gravemente para cuatro de cada diez. Los síntomas que más afectan son dolor (26 por ciento), supuración (26 por ciento) y movilidad (23 por ciento). Todos estos síntomas provocan en los pacientes sentimientos de vergüenza, frustración, desánimo, rabia y asco. El 21 por ciento reconoce que le afecta a nivel emocional y psicológico.

El impacto de la enfermedad en su calidad de vida genera problemas laborales a los pacientes (16 por ciento): están de baja una media de 48 días al año y se ausentan anualmente hasta casi un mes de su puesto laboral por tener que visitar al médico. En muchos casos, el dolor que provoca la enfermedad es constante y agudo, y afecta también a las relaciones sociales (17 por ciento) e, incluso, sexuales (19 por ciento).